Borrar
«Me pidió perdón por haberme dado tanto la brasa y nos emocionamos»: exárbitros elogian la figura de Raúl García

«Me pidió perdón por haberme dado tanto la brasa y nos emocionamos»: exárbitros elogian la figura de Raúl García

Los 'otros protagonistas' del fútbol dan su visión sobre el delantero del Athletic, leyenda del fútbol español, que colgará las botas el próximo mes de mayo

Necesitas ser suscriptor para acceder a esta funcionalidad.

Jueves, 18 de abril 2024, 13:31

Necesitas ser suscriptor para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

«Era un pesado, te comía la oreja… pero era un tío legal»; «Me pidió perdón por haberme dado tanto la brasa y nos emocionamos». Son algunos de los testimonios de exárbitros de Primera División que compartieron terreno de juego con Raúl García. Iturralde González, Alfonso Pérez Burrull, Rafa Guerrero y David Fernández Borbalán atienden a Relevo y se deshacen en elogios hacia la figura del delantero del Athletic, que colgará las botas el próximo mes de mayo. Todos coinciden que se retira una leyenda del fútbol español.

El colegiado más contundente a la hora de describir al Raúl García futbolista es, sin duda, Rafa Guerrero. El juez de línea, que se hizo famoso por el 'Rafa, no me jodas' al señalar un inexistente penalti al zaragocista Aguado, habla maravillas de Raúl, aunque le deja algún que otro 'recado': «Era pesado, ¿vale? Que si me han dado, que si esto, que si lo otro, así todo el partido, pero te voy a decir una cosa: legal como he visto a pocos. Dámelo para mi equipo siempre. Era un jugador caliente de campo, pero iba de cara y no me la hacía por detrás y yo eso se lo agradezco personalmente». Guerrero dice que no habla de boquilla: «A mí me da igual que se haya retirado, eh, no voy a hablar bien de él por eso, sino porque lo pienso».

El juez de línea recuerda una anécdota con él en el Bernabéu. «Empezamos a oír un silbido igual que el del árbitro... Raúl y yo nos paramos y nos mirábamos. No entendíamos nada. Luego me enteré de que era Javier Aguirre, que silbaba igual que el árbitro el tío». Para Rafa Guerrero «daba gusto lo competitivo que era» porque «un árbitro no necesita sonrisas y palmadas, necesita jugadores legales y él lo era». Al retirado asistente, ahora participante en tertulias televisivas, le entristece que se jubilen este tipo de futbolistas: «Le veías cómo presionaba, que era un pesado en el campo, pero nunca, nunca una mala palabra. Son los jugadores que me gustan a mí, por eso me da pena que se vaya esta gente. Gente que ha dado tanto al fútbol».

Los cuatro colegiados entrevistados por Relevo explican que la «nobleza» de Raúl está reflejada en sus estadísticas. Es cierto que es el tercer jugador que más amarillas ha visto en la historia de la Liga (159), pero solo ha tenido que abandonar el césped seis veces antes de tiempo en su carrera (dos por roja directa y cuatro por doble amarilla), tal y como recuerda Iturralde González. «Es de esos jugadores que sabe dónde está el límite y juega con él», cuenta el vizcaíno que, destaca, además, el carácter guerrillero del navarro. «Ha sido de los jugadores que mejor ha entendido no traspasar esas fronteras. Tenía esa habilidad».

Todos los protagonistas coinciden en que «cuando le amonestabas sabía protestar sin que le pudieras sacar la segunda. Raúl García sabía cuando parar». Pérez Burrull y Fernández Borbalan prefieren utilizar el término «intenso» en vez de «pesado» como su compañero Rafa Guerrero. «Cuando ves un jugador como Raúl, que tiene mucho carácter, que es muy implicado y que pelea mucho, la protesta es distinta. A veces había que decirle que se relajara un poco, se cabreaba más de la cuenta, pero nunca lo vi como una cosa negativa», apunta Burrull. «Es el tipo de futbolista que aunque a los árbitros nos cargue más de trabajo, es muy importante para sus equipos».

El detalle de Raúl con Borbalán en San Mamés

Para Fernández Borbalán, la clave para controlar el carácter de Raúl era «anticiparse» y «pegarle algún toque». «Con Raúl muchas veces, incluso antes del partido, en el túnel de vestuarios, me acercaba a él y tenía ese acercamiento para hacer el partido más fácil... No tengo mal recuerdo de él», insiste el colegiado almeriense que colgó las botas en un Athletic-Espanyol del año 2018 en San Mamés.

Aquel día, Raúl tuvo un bonito detalle con él. Cuando Fernández Borbalán pitó el final del partido se dirigió al vestuario tras ser homenajeado por el Athletic y «minutos después tocó la puerta Raúl y entró». Lo que sucedió entonces, aún emociona al colegiado. «Me dijo: 'oye, vengo a pedirte perdón porque a lo mejor te he dado mucho la brasa en toda tu carrera'. Nos dimos un abrazo y fue un momento especial porque él se emocionó, le noté brillo en los ojos y me quedo con ese recuerdo de Raúl».

Borbalan asegura que es un «un tipo magnífico». Misma opinión que el resto de sus compañeros que se deshacen en elogios hacia Raúl. «Tuve una conversación con él y me pareció muy buen chaval, un chico estupendo, mucho más tranquilo que en el campo», cuenta Pérez Burrull. «Fuera no tiene nada que ver a cómo es en el campo», zanja Iturralde.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios