Las excusas de Marcelino

Marcelino corrige a sus hombres en un duelo ante el Athletic./M. CECILIO
Marcelino corrige a sus hombres en un duelo ante el Athletic. / M. CECILIO

El técnico del Valencia, próximo rival del Athletic, ha logrado enderezar el rumbo de su equipo y por el camino ha dejado un interesante reguero de frases exculpatorias

R. BASIC

Marcelino García Toral hizo el año pasado una temporada fantástica y metió al Valencia en la Champions. Acabó cuarto, a solo tres puntos del Real Madrid, y devolvió la sonrisa a la afición de Mestalla. Quien más quien menos pensaba que esta campaña iba a ir por el mismo camino, el de los triunfos y la diversión, pero las dificultades aparecieron desde el minuto uno y el conjunto ché no acaba de volar alto. El técnico asturiano pasó por malos momentos e incluso estuvo al borde de la destitución, pero aguantó, sacó unos cuantos resultados positivos y enderezó el rumbo de una nave que ahora busca acercarse a la zona europea. Al igual que el Athletic, próximo rival de un hombre que junto a muchas horas de trabajo y esfuerzo ha desplegado un amplio abanico de excusas con las que ha tratado de justificar varios marcadores adversos en esta Liga.

La última la lanzó el pasado fin de semana tras el empate a uno en Butarque. El Valencia se puso por delante, pero los locales igualaron en los instantes finales gracias a un gol de Braithwaite. Marcelino compareció ante los medios de comunicación y escenificó su descontento con el resultado. «El Leganés ha hecho menos merecimientos para ganar e incluso jugaba en su campo para empatar. Se nos fueron dos puntos no por merecimiento del rival, sino porque el fútbol no está quitando mucho este año». Sus palabras sorprendieron a los presentes porque, entre otras cosas, el conjunto madrileño había rematado 17 veces -seis entre los tres palos- y el Valencia seis, con un único disparo a puerta; los locales sacaron cuatro córners y los chés dos; Cuéllar no hizo ninguna parada y Neto cinco. Aun así, el asturiano consideraba que su equipo merecía ganar.

El Valencia tardó siete jornadas en conseguir su primera victoria en la Liga y lo hizo en Anoeta, donde el preparador de Villaviciosa no pudo sentarse en el banquillo por sanción. Vio roja directa en Villarreal por sus protestas al árbitro y fue castigado con dos partidos. Al acabar el choque frente al 'submarino amarillo', que terminó con el empate a cero, Marcelino apuntó hacia el estamento arbitral. «El año pasado también fui el primer entrenador expulsado. No sé si será casualidad». Pasaron varios encuentros y después de igualar a uno en Mestalla frente al Sevilla -iba decimoquinto, a cuatro puntos del descenso- asumió sus errores, pero se acordó también del resto. «Me considero el máximo responsable de esta situación, pero no el único culpable».

Cansancio, horarios, césped

El Valencia iba avanzado a trompicones y el asturiano seguía firme al frente del equipo, ajeno a las críticas y convencido de que acabaría sacando adelante al grupo, como así ha sido. Entonces llegó el duelo de Mendizorroza y la derrota (2-1). Al acabar, Marcelino expresó su disconformidad con el césped. «No debimos jugar. El campo estaba helado y los futbolistas parecían bailarinas». Luego encadenó siete resultados positivos -dos triunfos y cinco empates- y en la igualada con la Real se quejó del poco descanso que tuvieron sus hombres. «Cuando juegas con menos de 72 horas -por la Copa- se nota». Ahora recibirá al Athletic con el mismo margen.

Hace menos de dos semanas, el Espanyol se llevó un punto de Mestalla. El asturiano criticó los horarios. «Llevamos diez partidos a las cuatro y cuarto y el balón por la noche va más rápido, y eso no nos toca». Y todavía quedan 13 jornadas.