El exrojiblanco Aketxe, implicado en un altercado nocturno en Cádiz

El exrojiblanco Aketxe, implicado en un altercado nocturno en Cádiz

El nombre del mediapunta aparece en un atestado policial protagonizado por su compañero Roberto Correa, que orinó en un parking público a las 3 de la mañana

Antonio Santos
ANTONIO SANTOS

El nombre de Ager Aketxe (Bilbao, 25 años) vuelve a aparecer vinculado a un incidente nocturno. El jugador del Cádiz, formado en la cantera del Athletic, figura en un atestado policial protagonizado por uno de sus compañeros en el equipo andaluz, Roberto Correa. El defensa extremeño está acusado de un presunto delito de daños por orinar en un parking público y emprenderla a golpes con el cajero automático en el que debían pagar. Todo ello a las tres de la madrugada del pasado 17 marzo, informa 'La Voz de Cádiz'.

Esa noche los gaditanos empataron a uno en el Ramón de Carranza con el Lugo. Según el atestado policial, Ager Aketxe, Roberto Correa y una tercera persona, cuya identidad se desconoce, se adentran en el aparcamiento Puerta del Mar, frente al principal hospital de la ciudad, para subirse a un todoterreno azul propiedad del exjugador del Athletic. Con «claros síntomas de embriaguez», apunta la denuncia, los futbolistas se dirigen al cajero automático para pagar y abandonar el estacionamiento.

Las cámaras del sistema de seguridad recogen cómo Correa se baja los pantalones y comienza a orinar, lo que provoca que el operario que a esas horas trabajaba en el aparcamiento salga de su garita y les recrimine su actitud, al tiempo que les advierte de que están siendo grabados y de que se les va a denunciar. Acto seguido vuelve a meterse en el habitáculo para evitar una posible agresión.

Es en ese momento cuando Correa la emprende a golpes con el cajero automático. Según la denuncia, los jugadores del Cádiz provocaron daños valorados entre 4.000 y 5.000 euros. El jugador extremeño tuvo que prestar declaración el pasado martes en una comisaría de la Policía Nacional por estos altercados. Acudió acompañado por un abogado y fue puesto en libertad, con la obligación de comparecer ante la justicia cuando sea requerido. No se descarta tampoco que en los próximos días se cite a Aketxe para prestar declaración.

No es la primera vez que Ager Aketxe aparece en un atestado policial. En enero de este año fue condenado al pago de 720 euros de indemnización por la agresión a un ertzaina que estaba fuera de servicio durante las fiestas de Romo. El fiscal pedía para él 4 años de cárcel por un delito de atentado contra la autoridad y otro delito leve de lesiones. El altercado se produjo el 9 de agosto de 2015, durante las fiestas de Romo.

Puñetazos a un ertzaina

Según el escrito de acusación, el ertzaina se encontraba en el recinto festivo de Romo sobre las 8 de la mañana cuando observó una pelea y decidió grabarla con su móvil. Lo hizo con el fin de recabar pruebas «por si los hechos fueran constitutivos de delito». El grupo que estaba protagonizando la trifulca no tardó en percatarse de que estaban siendo filmados. Entre ellos estaban Julen I. y Ager Aketxe, que hacía sólo unas horas había jugado en el Ennio Tardini (Parma) los últimos minutos del partido amistoso que enfrentó al primer equipo del Athletic con el Inter de Milán.

Estas dos personas se dirigieron de forma «agresiva» hacia el ertzaina con el «propósito de que borrara las grabaciones». La víctima «se identificó» entonces como agente de la Policía vasca y mostró su acreditación profesional. El fiscal señaló en su escrito de acusación que Aketxe y Julen I. eran «plenamente conocedores» de que estaban ante un «funcionario de la Ertzaintza» cuando empezaron a pegarle «patadas y puñetazos» con el propósito de «menoscabar el principio de autoridad y de atentar contra su integridad física».

El ertzaina «intentó huir». Pero, junto a otras personas, los agresores le persiguieron, alcanzaron y golpearon. Como consecuencia de uno de los golpes propinados por Julen I., el agente cayó al río Gobelas. Cuando estaba en el cauce, el otro individuo -Asier M- comenzó a insultarle. «Zipayo, hijo de la gran puta, te lo mereces, te jodes», le dijo esta persona, según consta en la resolución judicial. Los supuestos agresores salieron corriendo al ver a los policías municipales que acudieron «en auxilio» del agente. La víctima sufrió diversas lesiones, sobre todo en el muslo izquierdo, que tardaron 45 días en estabilizarse de forma total.