Borrar

Éxtasis en la Plaza Moyua: la hinchada rojiblanca celebra a lo grande el título copero

Algunos aficionados ya se han bañado en la fuente

Silvia Osorio y María de Maitenant

Domingo, 7 de abril 2024, 01:33

Necesitas ser suscriptor para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Era un momento soñado. Hoy Bilbao no duerme. Los aficionados del Athletic han comenzado a invadir la Plaza Moyua para celebrar a lo grande el título copero conseguido por los rojiblancos ante el Mallorca. Centenares de hinchas, de todas las edades, se han acercado ya a la céntrica plaza, epicentro de las celebraciones de la hinchada rojiblanca. Algunos ya se han bañado en la fuente. Sin duda, la noche va a ser larga.

Por las calles se oyen vítores y cánticos de felicidad, los coches tocan el claxon, quienes han visto el encuentro en sus hogares salen a los balcones a animar... El himno retumba por todos los rincones. La capital vizcaína es una auténtica fiesta.

Jugárse la Copa a la carta de los penaltis ha generado un gran nerviosismo descomunal entre la parroquia vizcaína. Podía ocurrir de todo. Alcanzar la gloria o volver a fracasar en una final. Sin embargo, la excelente actuación de Unai Aguirrezabala bajo palos y el acierto de Muniain, Raúl García, Vesga y Berenguer ante el guardameta bermellón ha decantado la suerte para el Athletic.

La afición ha vivido la tanda de penaltis con la emoción a flor de piel: «Ha sido una locura. Hemos sufrido más de lo necesario. ¿Qué ha sido esto? Casi me da un ataque de pánico. Me he puesto a llorar como si se hubiese muerto mi abuela», ha afirmado Nerea Mollinedo, una joven que ha acudido a Moyua con su cuadrilla.

El festejo se alargará hasta altas horas de la madrugada. Guillermo Fernández, de Leioa, también ha confesado que lo ha vivido con «muchos nervios», ha explicado este joven de 29 años que irá a ver la gabarra este jueves. «Es un acontecimiento muy grande para Bizkaia entera, estoy muy ilusionado».

«El Athletic es una religión»

Ander Fernandino es bilbaíno y ha visto la final en un txoko de Deusto. Nada más proclamarse campeón el conjunto bilbaíno, este aficionado de 15 años ha tirado para Moyua acompañado de familiares y amigos. «Estaba temblando de los nervios», ha comentado. Soraya de Diego, de 43 años, ha vivido la celebración con su hijo, su marido y sus hermanos. «Estamos muy ilusionados. La última vez que la viví tenía 3 años, y casi no la recuerdo. Ha sido una experiencia muy bonita. El Athletic es una religión», ha afirmado con devoción esta bilbaína.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios