El extorsionador de Williams le pidió 5.000 euros para no difundir el vídeo de la Aste Nagusia

Williams, marcado por Etxeita, en el partido del lunes ante el Huesca. /luis ángel gómez
Williams, marcado por Etxeita, en el partido del lunes ante el Huesca. / luis ángel gómez

El delantero presentó el viernes una denuncia ante un juzgado de Bilbao por el intento de chantaje que ha sufrido

JAVIER ORTIZ DE LAZCANO

La persona que extorsionó a Iñaki Williams le exigió 5.000 euros para no difundir el vídeo grabado en la Aste Nagusia de Bilbaoen el que se le veía discutir de forma airada con su pareja. Así consta, según ha podido saber EL CORREO, en la denuncia que presentó el delantero del Athletic ante un juzgado de la capital vizcaína. Los incidentes se produjeron durante la madrugada del miércoles, en la plaza Pío Baroja, en las inmediaciones de la txosna de Gogorregi. En las imágenes se aprecia una acalorada bronca en la que la chica le llega a empujar y él le lanza un escupitajo. Eduardo Berizzo había dado esa jornada fiesta a su plantilla. La grabación finaliza en el momento en el que media Yeray para apartar del escenario al delantero.

Las fuentes conocedoras de la denuncia indican que «horas después» de los incidentes Williams recibió mensajes «por redes sociales» en los que se le extorsionaba. O pagaba 5.000 euros o el vídeo sería hecho público. Un día después de lo ocurrido, las imágenes fueron ofrecidas a este periódico, que rechazó su difusión. En la tarde del jueves comenzaron a pasarse a través de las redes sociales. El jugador analizó la situación con sus personas de confianza. Tomaron una doble decisión. Por un lado, solicitar perdón por lo sucedido; y, al mismo tiempo, ser transparentes para revelar a la opinión pública el intento de chantaje, denunciado el viernes ante un juzgado. «Ante las imágenes difundidas sobre una discusión en nuestra vida privada, queremos pedir disculpas por el mal ejemplo dado en ellas», indicaba el comunicado que ese mismo viernes publicó el bilbaíno en su nombre y el de su pareja.

El delito de extorsión está castigado con penas de uno a cinco años de prisión. Williams no ofreció más detalles sobre el asunto por consejo de sus asesores. En estos momentos se investiga quién es el autor o autores de la extorsión. Una de las primeras cuestiones a dilucidar es si el chantaje lo cometió la persona que grabó las imágenes o alguien a quien llegaron los vídeos con rapidez. La Ertzaintza está centrada en averiguar desde qué dispositivos se lanzaron los mensajes en los que se exigía dinero al rojiblanco.

Malestar de Urrutia

El jugador hizo pública el lunes en su cuenta de Instagram una imagen en la que se le ve de espaldas al lado de su novia en un acantilado junto al mar. Es una forma de lanzar el mensaje de que se han reconciliado. Williams ha recibido el inquebrantable apoyo de sus compañeros de vestuario. Pese a que el presidente Josu Urrutia se mostró muy molesto por lo sucedido y así se lo hizo saber al delantero en Lezama, Berizzo descartó cualquier tipo de sanción deportiva para el futbolista.

El técnico argentino subrayó que es «noble reconocer» el arrepentimiento realizado por el atacante rojiblanco. Eso sí, le pidió máximo cuidado al reflexionar sobre la trascendencia pública de los actos de los jugadores. «Cuando la vida privada de los futbolistas acontece, yo como entrenador no opino. Pero sí me parece que cuando uno pertenece a una institución, en este caso el Athletic, debe ser cuidadoso en su comportamiento público porque la imagen que trasciende y que se ve afectada es la del club».

El asunto tiene un importante coste en imagen para el atacante. Muy querido por San Mamés, en el partido ante el Huesca su nombre fue el menos aplaudido cuando se coreó por megafonía. Eso sí, firmó un buen encuentro y fue el mejor de los suyos, con dos postes y dos asistencias de gol, pero en su error más grueso, una pérdida de balón en el minuto 40, se encontró con murmullos desde la grada de La Catedral.

EL INCIDENTE

El vídeo.
Una persona graba una acalorada discusión en las txosnas entre Williams y su novia. Ella le empuja y él le lanza un escupitajo.
La extorsión.
El jugador comienza a recibir mensajes a través de las redes sociales en los que le exigen 5.000 euros para no difundir las imágenes. Esa grabación es ofrecida a este periódico, que la rechaza.
Difusión.
El jueves comienza a circular por las redes sociales el vídeo. El jugador pide el viernes disculpas y denuncia un intento de extorsión.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos