manu cecilio

Athletic-Villarreal | Domingo 18.30 «Ahora mismo nos hace falta ganar»

Ernesto Valverde subraya «la relevancia especial» del encuentro de este domingo contra el Villarreal para volver a sumar y olvidar el mal sabor de boca de la derrota contra el Barcelona

JUANMA MALLO

El inicio de la Liga había colocado al Athletic en una nube maravillosa, en las alturas. Pero un octubre terrorífico, digno de Halloween, rematado con el estruendoso sopapo recibido en el Camp Nou, convierte el partido de este domingo por la tarde (18.30 horas) en San Mamés en un encuentro en el que ya no se puede fallar. La escuadra de Ernesto Valverde, sin Muniain, baja de última hora por lesión, recibe al oponente que le persigue en la clasificación, un Villarreal que tiene los mismos puntos, 18, y que se presenta en La Catedral con multitud de dudas por el sorpresivo abandono del submarillo amarillo de Unai Emery y la contratación de Quique Setién. Pero más allá de lo que le sucede al rival, la formación bilbaína debe mirar a su interior y sacar ese juego 'perdido' en los últimos duelos –Getafe y Barcelona– para obtener los máximos puntos posibles en los tres encuentros que restan antes del cierre de persiana por el Mundial. Txingurri lo tiene claro. «Ahora mismo nos hace falta ganar», proclamó ayer el preparador en la rueda de prensa previa al último entrenamiento antes de saltar este domingo a La Catedral.

El Athletic ha entrado en un bache.No hay duda.Son números: dos puntos en 12 partidos, los empates en el Sánchez Pizjuán y en el Coliseum. Gracias al colchón que había mullido durante agosto y septiembre, los vizcaínos siguen en puestos europeos, pero no es tiempo de más errores o tropiezos. Es el momento de apretar los dientes el equipo y una afición que estrenará actos festivos en los alrededores del campo. Y más si se mira la identidad del rival que está enfrente. Un adversario, por cierto, al que se le da malSanMamés y que carece de su futbolista más en forma, el sancionado Baena, y tampoco tendrá a Gerard Moreno, lesionado. «Es un partido que ha adquirido una relevancia especial porque venimos de perder, llevamos cuatro partidos en los que no hemos ganado, y jugamos contra un equipo que tiene los mismos puntos que nosotros.Es un partido al que damos una importancia especial porque nos queremos resarcir de la mala sensación del otro día», lanzó el preparador, que prefiere no mirar demasiado al desastre del Camp Nou.

En el bloque local serán baja DaniGarcía, que no volverá hasta después del Mundial, e Iker Muniain. Sorprendió su ausencia en la lista de 23, pero de inmediato el Athletic informó de que sufre «una lesión muscular oblícuo externo izquierdo» y que está pendiente de evolución. Por tanto, será el segundo partido consecutivo que se pierda el capitán, que no jugó en Barcelona por decisión del mister. Sí entró Herrera en la lista, lesionado en la Ciudad Condal. Y se prevén cambios. Sancet, uno de los 'sacrificados' de inicio ante los culés, volverá a la alineación. Y queda la duda de quién entrará por Muniain. ¿Zarraga? ¿Estará Herrera listo para salir de inicio? Y quizá Lekue aparezca en la derecha para dar aire a De Marcos.

Reencontrarse

Los bilbaínos tienen ganas de olvidar y de sonreír de nuevo con su gente. Porque el objetivo es regresar alViejo Continente y una formación no se puede permitir una sequía como la que sufre el bloque vizcaíno. Valverde y su tropa lo saben, lo han asumido y es el momento de olvidar el pasado. «Estamos con ganas de jugar. Llevamos toda la semana después de un resultado negativo y no haber tenido buenas sensaciones. Tenemos ganas de volver a jugar enSan Mamés porque es un partido importante para reencontrarnos con el juego que veníamos practicando», aceptó Valverde.

Y ese juego que se venía realizando – «la victoria siempre es una consecuencia del juego que haces», reconoció ayer el técnico– permitió al Athletic colocarse en la cúspide de la clasificación, detrás de los dos dominadores de la Liga, con goleadas y una portería cerrada a cal y canto a sus adversarios. Ahora ya no es así.En los últimos cuatro encuentros todo ha saltado por los aires, y el conjunto vizcaíno debe resetear. También porque una derrota esta tarde, además de agravar el bache, provocaría que el Villarreal le adelantara en la clasificación. ¿Qué significaría? Salir de Europa.

Pero no se puede pensar en eso. Se debe ser positivo. El Athletic inicia la recta final previa al Mundial, y Txingurri, por supuesto, espera ganar los tres duelos que quedan. «Queremos ganar todos los partidos. Queremos irnos con esa buena sensación». Y el primer pase es doblegar a un Villarreal que tiembla en La Catedral.

Se presenta con un nuevo entrenador, con Setién. Txingurri espera que no haya demasiada variación entre el equipo de Emery –al que defendió por su decisión de irse al Aston Villa– y el del preparador cántabro. «Veo similitudes con lo que venía haciendo. Va a intentar jugar desde atrás, va a tener paciencia para seguir jugando... Desde el punto de vista técnico es uno de los mejores equipos de la Liga. Los de arriba son muy rápidos. Ellos arriba tienen jugadores fuertes». Y a ellos tendrá que vigilar el Athletic para sumar tres nuevos puntos y seguir en esa ilusionante carrera por entrar en Europa.