Amorebieta lucha por un balón en un etapa con el Sporting de Gijón.

Fernando Amorebieta debuta como delantero con el Iurretako

El exleón, de regreso de su aventura en el Cerro Porteño, ha sido reclutado por el equipo de su pueblo

JAVIER BELTRÁN

Fernando Amorebieta se vestía este sábado por la tarde de corto en las filas del Iurretako como improvisado delantero centro frente al Bermeo. En el minuto 79, aunque no estaba previsto al salir de una molestia muscular, saltaba al verde de Larrakozelai para echar un cable al equipo, azotado por varias lesiones en la plantilla. Un debut que se adelantaba sobre los planes previstos. El exleón gozaba en esos minutos de una ocasión de gol que, pese a rematar de manera poco ortodoxa, estuvo a punto de besar la red en un partido de la División territorial vizcaína, una categoría que figura un escalón por debajo de la Tercera RFEF, acabando por 1-0 para el Iurretako.

El central, a sus 36 años, que ha colgado las botas y se integró en el cuerpo técnico del Cerro Porteño que lideraba el entrenador Francisco Arce en Paraguay, volvía a casa este verano. Se ejercitó en una sesión con el Iurretako hace unas semanas y el equipo que entrena Jon Gurutz Vázquez le tentaba para que jugase este curso con ellos, aunque fuera para echar un cable con su experiencia y calidad en el club que le vio medrar en sus primeros pasos en el fútbol. Se lo pensó y accedió, aunque con la intención de ejercer de delantero, en la medida de lo posible.

Fernando Amorebieta, el excentral del Athletic, puede presumir de haber desarrollado su dilatada carrera por Inglaterra, Argentina, Paraguay, ser internacional con España hasta la Sub-21, y quince veces con Venezuela absoluta, ya que nació en Cantaura, hasta que se enemistó con su seleccionador. Cosecha del 85, esquinó el deporte profesional el pasado mes de octubre acuciado por una lesión que le daba la lata para colaborar con el cuerpo técnico del club paraguayo. Había decidido regresar a Bilbao para instalarse ya definitivamente con su núcleo familiar en el corazón de la capital vizcaína, donde había comprado un piso. Para matar el gusanillo, se puso a entrenar en esa sesión con el Iurretako, su club de origen, y de su pueblo antes de ingresar en la cantera de Lezama. El exleón mantiene amigos de su círculo cercano en la estructura del club que le han terminado de convencer, tras unos días de reflexión, aprovechando que le habían guardado una ficha federativa libre.

Fernando Amorebieta, nacido en Venezuela, pero criado en Iurreta desde muy pequeño, transitó desde Alevines, con once años, por todas las categorías inferiores del Athletic y tras siete temporadas en el primer equipo rojiblanco, con 27 años, no alcanzó un acuerdo para renovar cuando la directiva que presidía Josu Urrutia le ofrecía un contrato por cinco años. Le llegaron a retirar la oferta. Con este volantazo inesperado en su carrera, ligado a futbolistas de su generación como Llorente y Garmendia, peregrinó por Fulham y Middlesbrough, en Inglaterra, vuelta a España en el Sporting y cruzar el charco para alistarse en el Independiente de Avellaneda, en Argentina, y acabar en Cerro Porteño. El Iurretako, como había prometido a sus más íntimos, cierra el círculo en su carrera, aunque sea de delantero para, en vez de defender, atacar con su poderoso juego aéreo. El Bermeo ya le ha sufrido, aunque sea unos minutos para ir fogueándose.