Leire Pérez

Incidentes Pozas Athletic Final Copa Una fiesta sin control acaba con cargas policiales y contenedores quemados en Licenciado Poza

Miles de jóvenes se juntaron para hacer botellón en el entorno de la calle Pozas durante horas sin respetar las medidas sanitarias

David S. Olabarri
DAVID S. OLABARRI

La puerta del ambulatorio de Doctor Areilza se convirtió durante la tarde de este sábado en uno de los 'meódromos' del entorno de la calle Pozas. Entre cerveza y cerveza, decenas de jóvenes fueron pasando por el acceso del centro sanitario para hacer sus necesidades.

En plena pandemia del Covid-19, la imagen de los chicos turnándose para orinar en la puerta del centro de salud fue una metáfora de todo lo que se vivió este sábado en el barrio bilbaíno de Indautxu en la previa de la final de Copa. De nada sirvieron las llamadas a la prudencia que las instituciones han lanzado en los últimos días. Tampoco surtieron efecto las constantes advertencias de los expertos, que se han cansado de repetir que estas aglomeraciones pueden convertirse en sólo una semana en decenas de contagios, UCIs saturadas y muertos. Todo fue en balde. Nada impidió que miles de jóvenes se juntaran este sábado durante horas sin respetar ningún tipo de medida sanitaria en la zona de Pozas. No había distancia de seguridad. La mayor parte de las mascarillas estaban bajadas o guardadas en los bolsillos. Los bares, llenos hasta la bandera, aunque la mayoría de los participantes se decantó por hacer botellón en la calle.

Galería. Borja Agudo

En medio de una fiesta sin ningún tipo de control, la Ertzaintza intervino durante unos minutos sobre las seis de la tarde. Lo hizo con el objetivo de dispersar a las miles de personas que había allí. Pero fue imposible. Algunos individuos cruzaron e incendiaron unos contenedores. Les lanzaron botellazos, sillas y piedras. Los agentes de la Policía vasca cargaron para repeler las agresiones. Poco después, los ertzainas recibieron la orden de retirarse para evitar «males mayores».

Joven herida por una botella

Una joven tuvo que ser trasladada al hospital de Basurto después de recibir el impacto de una botella en el oído. Varios vehículos que estaban aparcados en las inmediaciones sufrieron desperfectos. Con los ertzainas replegados, la fiesta siguió en las calles incluso hasta después de las ocho y media, con los bares ya cerrados. Bengalas, petardos, cánticos y ríos de alcohol. Incluso hubo un adolescente que se dio de bruces con el suelo después de lanzarse desde lo alto de un semáforo. Esperaba que la gente le hiciera de colchón, pero la multitud se apartó.

Vídeo.

En este contexto, la Ertzaintza anunció este sábado la apertura de diligencias de investigación por desórdenes públicos para tratar de identificar a los autores de los altercados en la capital vizcaína. La Policía vasca confirmó que no se produjeron detenciones, aunque sí varias identificaciones. También la Policía local de Bilbao pidió la colaboración de las personas que posean vídeos, fotografías o información de los incidentes para tratar de localizar a los alborotadores.

El lehendakari, Iñigo Urkullu, y el alcalde de Bilbao, Juan Mari Aburto, no tardaron en mostrar su repulsa a los incidentes. El jefe del Gobierno vasco lamentó el comportamiento «denigrante» que mostraron este sábado muchos aficionados y criticó las «muestras de incivismo, de insolidaridad y de irresponsabilidad». Urkullu aseguró que, ante estas actitudes, no le «salen las palabras» ni como aficionado ni como ciudadano. «Sea cual sea el resultado del partido, hay mucho de lo que reflexionar», advirtió. Insistió en que estos altercados son «un atentado contra la salud pública y contra quien como la Ertzaintza tan solo pretende mantener un orden en el cumplimiento de las medidas en beneficio común». También dijo que actos como los producidos en las horas previas a la final «desprecian la grandeza que sí debería ser expuesta como hecho diferencial».

Vídeo.

El alcalde de Bilbao calificó de «energúmenos» a los protagonistas de los incidentes, insistió en que no representan «los valores del Athletic ni de la ciudad» y reclamó «un poco de cordura». «¿Y las familias que hoy sufren por el Covid o por no poder disfrutar de este día histórico?», se preguntó Aburto en voz alta.