Simón se lamenta tras la derrota. / Athletic Club

«No hay tiempo para lamentaciones, pero Marcelino tendrá que entonar el mea culpa»

Patxi Herranz
PATXI HERRANZ

Una ilusión. El sueño se quedó en cabezadita y se pierde una valiosa Copa. El Athletic no fue reconocible ante una Real que jugó una gran segunda parte, haciendo invisibles a los rojiblancos.

El peor trago. Es una tristeza ver a los leones hundidos durante un partido desastroso en el que nada salió bien, no compitieron y entregaron la cuchara