Una final cada cuatro días

Raúl García y Kenan Kodro./EFE
Raúl García y Kenan Kodro. / EFE

El Athletic jugará este mes seis partidos en pocomás de tres semanas y los duelos más destacados son los del Bernabéu yel derbi ante el Alavés

Robert Basic
ROBERT BASIC

El Athletic regresa este lunes a los entrenamientos después de la jornada dominical de descanso y lo hace con la vista puesta en el compromiso del miércoles ante el Levante. Es el primero de los seis que jugarán los rojiblancos en este mes de abril y que están condensados en poco más de tres semanas, concretamente en 24 días, que definirán el sitio del equipo en esta Liga y quién sabe si también la pretemporada de la próxima si los rojiblancos acaban metiéndose en Europa con tres previas de por medio.

Todo indica que el Athletic vivirá una recta final liguera apasionante y a la que llega con opciones de hacer algo bonito. Para ello deberá resolver de forma satisfactoria la mayor parte de esta media docena de partidos, que le dirán con toda seguridad hacia dónde puede mirar. Los choques más destacados son los del Real Madrid en el Santiago Bernabéu y el derbi contra el Alavés, que cerrará la serie en San Mamés. Pero todos los puntos valen lo mismo y los hombres de Garitano están obligados a hacer una buena colecta para llegar vivos a mayo. Ganar todo en casa y picotear algo fuera es la fórmula que permitiría a los rojiblancos seguir en la pelea por las competiciones continentales.

En principio, cada uno de estos seis partidos serán una pequeña final salvo que el Athletic tropiece en los primeros y vacíe de contenido los últimos. Imponerse a un Levante evanescente el miércoles se antoja obligatorio para continuar arriba y mantener el pulso por Europa. Luego tocará visitar al Getafe, que acaba de sufrir un duro golpe en forma de derrota ante el Leganés en Butarque y este martes visitará al Espanyol, y luego estrenar el horario de las dos de la tarde en San Mamés frente al Rayo.

De los seis próximos rivales, tres a día de hoy se juegan la salvación –Levante, Rayo y Leganés–, dos Europa y Champions –Getafe y Alavés– y uno muy poco o nada, que es el Real Madrid. El Athletic jugará una final cada cuatro días y la mayoría de sus contrarios también, cada uno inmerso en su lucha.