Iker Muniain, rodeado de la Real Sociedad en San Mamés el 31 de diciembre / IGNACIO PÉREZ

La final de Copa se adelanta al 3 de abril y un mes antes se decidirá si hay público

La Federación y los clubes quieren agotar las opciones de un Athletic-Real con espectadores, pero asumen que hay pocas opciones

Javier Ortiz de Lazcano
JAVIER ORTIZ DE LAZCANO Enviado especial. Alcoy

La final de Copa será el sábado 3 de abril, tal y como confirmó en la tarde de este viernes de forma oficial la Federación Española, que decide así adelantar en un día la fecha prevista, el 4 de abril, al parecer por exigencias de los operadores televisivos que han comprado los derechos, según las fuentes consultadas por este periódico. Es probable que el duelo de La Cartuja entre el Athletic y la Real Sociedad arranque a las 21.00 horas.

Queda un asunto a resolver. ¿Habrá público en Sevilla? La Federación y los clubes lo ven cada vez más difícil, pero van a agotar todas las posibilidades. Al fin y al cabo, la excusa que emplearon para llevar a 2021 la final de 2019-20 era que deseaban que los seguidores vascos llenaran La Cartuja. A poco más de dos meses de la final, la tercera ola de la pandemia y el escaso avance de las vacunas provoca un aumento del pesimismo.

En todo caso, la Federación quiso dejar este jueves una rendija abierta a la esperanza. La última palabra sobre la presencia de público se dirá el 3 de marzo, un mes antes de las final. La Federación recordó este jueves que la decisión sobre este extremo no es ni suya ni de los clubes finalistas. Dijo este jueves que corresponde a los gobiernos central y andaluz, aunque la palabra del primero y del Ministerior de Sanidad será decisiva.

La Federación anunció este jueves que antes de tomar una decisión se reunirá con el Ministerio de Cultura y Deportes, la Junta de Andalucía y los clubes para «hablar sobre la conveniencia de la asistencia de público o no a esta final». Eso sí, la organización que preside Luis Rubiales ya avisa de que es «sensible con la situación actual» y por los tanto «respetará, como no puede ser de otra manera, lo que las autoridades sanitarias e instituciones establezcan y aconsejen en cada momento».

Las esperanzas de hinchas son mínimas, como recordó este jueves la presidenta del Consejo Superior de Deportes, Irene Lozano. «En estos momentos, es imposible poner una fecha para el regreso del público a los estadios», dijo. El anuncio pone fin al baile de fechas de la final de Copa más larga de la historia y que se debía haber disputado el 18 de abril. Los dos clubes rechazaron jugarla a puerta cerrada, como se hizo en el resto de países. Esa decisión se justificó por favorecer a sus hinchadas. Pero tuvo la contrapartida de que al no haber campeón, ninguno de los dos finalistas llegó a la Liga Europa por medio de este torneo.

Esta circunstancia perjudicó a los rojiblancos, que se quedaron fuera de las competiciones continentales, donde sí juegan los blanquiazules desde su clasificación en Liga.