Este contenido es exclusivo para suscriptores

Navega sin límites desde 4,95€ al mes y además este mes podrás ganar una Smart TV con tu suscripción

logo-correo-on2.svg
Acceso ilimitadoNuevas secciones y más contenidosNueva app exclusiva sin publicidadInteractúa con los periodistasNuevas newsletters de autorOfertas y eventos exclusivos

Fuertes atrás, sin dinamita arriba

Ter Stegen fue un muro infranqueable para los rojiblancos./Agencias
Ter Stegen fue un muro infranqueable para los rojiblancos. / Agencias

El Athletic de Garitano es una roca abajo, con solo cinco goles encajados en nueve jornadas, pero sufre en el ataque y promedia un tanto por partido

Robert Basic
ROBERT BASIC

El Athletic perdonó la vida al Barcelona y una vez más escenificó todas sus virtudes y defectos en un partido en el que hizo todo lo que había que hacer para ganar, pero naufragó en los metros de la verdad, donde se deciden los encuentros y se suma de tres en tres. Los rojiblancos dispararon con balas de fogueo y fueron incapaces de batir a un inmenso Ter Stegen, quien mantuvo a salvo la cabellera blaugrana y evitó con sus paradas una merecida derrota. Desde que Gaizka Garitano se sentó en el banquillo de San Mamés, hace justo un par de meses, el equipo se ha solidificado atrás hasta convertirse en una roca que resulta prácticamente indestructible para cualquier rival. Tanto es así que los bilbaínos han encajado apenas cinco tantos en nueve jornadas y son el segundo conjunto menos goleado de la Liga en este período, solo superado por el propio Barça, con cuatro, por lo que resulta evidente que la mejoría se asienta sobre un magnífico rendimiento defensivo. Todo lo contrario de lo que ocurre en el otro lado de la balanza, en el ataque, una parcela clave y sin embargo huérfana de dinamita en la que el Athletic promedia a duras penas un acierto por duelo.

 

Fotos