Borrar
La gabarra vuelve a casa

La gabarra vuelve a casa

La embarcación descansa de nuevo en el Museo Marítimo hasta que el Athletic vuelva a ser campeón

Necesitas ser suscriptor para acceder a esta funcionalidad.

Lunes, 15 de abril 2024, 12:33

Necesitas ser suscriptor para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Ha sido la protagonista de la semana pasada. Toda Bizkaia esperaba verla el jueves sucar la ría con los jugadores del Athletic a bordo para festejar el triunfo copero. Fue histórico -cuarenta años hubo que esperar- y emocionante a partes iguales. Flotó y aguantó un fiestón como pocos -o ninguno- se viven en el territorio. Y después de tanta juerga, porque la hubo y mucho, tocaba volver a 'casa'. La gabarra ha regresado esta mañana al Museo Marítimo, donde permanecerá hasta que el club rojiblanco vuelva a ganar un nuevo título.

«Hemos vivido unos días inolvidables de comunión entre equipo y afición alrededor de la gabarra. Ahora ya descansa en el Itsasmuseum de nuevo hasta la siguiente vez que seamos campeones», ha compartido el Athletic en Twitter.

La gabarra, una pontona de 58 toneladas, volvió a la ría el pasado lunes para su puesta a punto. Desde primera hora se realizaron las maniobras pertinentes para sacarla del dique del Museo y ubicarla en el agua para evitar sorpresas el día señalado. Tras casi cuatro horas de trabajo, tocó agua de nuevo. Y flotó, ante la atenta mirada de decenas de curiosos que no quisieron perderse el momento. A la mañana siguiente, de madrugada, hizo el recorrido de 'incógnito' y puso dirección Getxo, donde permaneció hasta jueves.

Y llegó el día del rito. De la gabarra. El Athletic, como campeón de Copa, y surcó otra vez el Nervión sobre su barcaza. Un millón de aficionados en las dos márgenes de la ría y en las calles de Bilbao, teñidas de rojo y blanco, acompañaron su paso a base de cánticos, aplausos y pirotecnia. Las imágenes de la gabarra navegando sobre una marea humana de aficionados asombraron al mundo y permanecerán en la historia del deporte. Ni qué decir en la memoria de los athleticzales.

Tres días después de que cumpliera como una txapelduna más, la gabarra ha vuelto a su casa este lunes, al Museo Marítimo. Lo ha hecho para descansar y coger fuerzas para la siguiente travesía. Y todos esperamos que sea antes de cuarenta años. Iribar ya se lo dijo al Rey: «Nos vemos el año que viene». Quién sabe...

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios