Gaizka Larrazabal: «No me pongo límites»

Gaizka Larrazabal jugó en la segunda parte en Mallorca. / E. C.

El joven rojiblanco encara con ambición su primer año en la élite y quiere volar ante su afición: «Tengo ganas de debutar en casa, en San Mamés»

Robert Basic
ROBERT BASICBilbao

Gaizka Larrazabal pisa fuerte y lo quiere hacer todos los fines de semana. El extremo tiene claro que ha venido para quedarse y poco a poco va entrando en los planes de Gaizka Garitano, quien ya le ha dado minutos en Getafe y Mallorca. Pero el joven no se conforma y piensa partirse el alma por un puesto en el once titular, sitio en el que pretende desarrollar su mejor fútbol. «No me pongo límites», ha comentado este miércoles en Lezama, donde el Athletic ha continuado con la preparación del derbi del domingo contra el Alavés. El futbolista rojiblanco ya ha debutado en la élite, lo hizo concretamente el 24 de agosto en el Coliseum, y ahora está ante una nueva ocasión de estrenarse ante su gente. «He salido a calentar en los dos partidos. Tengo muchas ganas de debutar en casa, en San Mamés. Sé que tarde o temprano llegará», ha comentado con una seguridad asombrosa. Sabe lo que quiere y va a por ello, al igual que el equipo, un bloque forjado a fuego que no concede nada a sus rivales y que ahora aspira a repetir ante los vitorianos sus buenas actuaciones frente al Barcelona y la Real Sociedad.

El bilbaíno confía mucho en su fútbol y busca escalar posiciones en la lista de preferencias de su entrenador. La competencia no le asusta y solo tiene la titularidad entre ceja y ceja, una banda derecha sin dueño firme por ahora y que aspira a adjudicarse en propiedad. «Soy un jugador diferente, explosivo y con potencia. El míster ha dicho más de una vez que era el perfil que faltaba en la plantilla. Tengo mucho que aportar. En los minutos que me ha dado el técnico lo he intentado hacer de la mejor forma posible y lo seguiré haciendo». Por su costado también actúan De Marcos –lesionado–, Muniain e Ibai, pero Larrazabal no pone techo a su crecimiento. «Tampoco es cuestión de conformarse con algo», ha dicho cuando se le ha preguntado por sus preferencias y la altura a la que quiere volar. «Hay mucha gente arriba y puede haber variaciones y rotaciones, gente que juega por la derecha y por la izquierda, pero yo voy a luchar por la titularidad y los máximos minutos posibles».

El fin de semana llega el Alavés y el extremo está convencido de que el Athletic responderá y de que calcará las actuaciones que le permitieron superar al Barça y la Real. «Pensamos en el derbi y estamos entrenando fuerte. Estamos con ganas de que llegue el domingo». Ha avanzando que el equipo seguirá fiel a su «idea» de fútbol y que meterá «mucho ritmo e intensidad» al duelo frente a los vitorianos, en el que saldrán con la firme determinación de «desgastar al rival». Ha expresado su convicción de que se verá la misma versión de los rojiblancos que en los dos choques anteriores en San Mamés saldados con el pleno de victorias. «Estamos bien y con confianza. Los resultados nos dan fuerza y luego ya veremos lo que sale».

«Jugaremos a los que sabemos»

Larrazabal ha constatado que la forma de jugar del Alavés poco o nada tiene que ver con las de la Real y el Barcelona. Sabe que enfrente estará un bloque duro, intenso, que apenas deja espacios y defiende con orden y de forma solidaria. «La Real y el Barça quieren el balón, construyen desde atrás y asumen ciertos riesgos y son equipos que se nos dan bien. El Alavés no es de ese perfil, pero nosotros vamos a proponer nuestro fútbol, jugaremos a lo que sabemos y si lo hacemos como en los últimos encuentros las cosas van a salir». En este sentido, el interior ha afirmado que el Athletic va por «buen camino».

Los rojiblancos son un muro atrás, con apenas un gol concedido en cuatro partidos, pero arriba la pólvora escasea: cuatro dianas en otros tantos encuentros. Tampoco le quita el sueño al extremo, quien recurre a un pensamiento práctico. «Es más importante que no te marquen, al final los goles llegarán. Tenemos gente con calidad para ello y no hay que obcecarse. Si estás tranquilo y confías en ti mismo, llegarán», ha remarcado.

«Por dentro ya estaba cantando el gol»

Gaizka Larrazabal saltó al campo a falta de cinco minutos para el final del partido en Son Moix, donde hubo que jugar hasta el 97 por las interrupciones y las consultas del VAR. Nada más salir estuvo a punto de marcar al tanto de la victoria, pero el larguero se cruzó en su camino. «Por dentro ya estaba cantando el gol. Fue una pena», ha dicho este miércoles cuando se le ha preguntado por la ocasión y el remate. «No entró y tampoco me voy a obcecar con ello. Tengo claro que llegará. Nos hubiese dado la victoria y los tres puntos muy importantes», ha manifestado el extremo. Va picándose con su amigo Córdoba por ver quién marcará más esta temporada; un duelo sano y beneficioso para el grupo. «Nos apoyamos uno en el otro. El año pasado hice más goles que en primer año el Bilbao Athletic y cogí confianza. Es lo que le aconsejo, que debe mirar más al gol. Entrenamos cada día para ello. Llegarán».