Garitano no encuentra a su director de orquesta

Vesga, durante el partido./FERNANDO GÓMEZ
Vesga, durante el partido. / FERNANDO GÓMEZ

Unai López, Beñat y Vesga se han repartido la titularidad en el eje del centro del campo

Antonio Santos
ANTONIO SANTOS

Garitano no ha encontrado aún al cerebro del equipo, al jugador que debe guiar al equipo. Es, al menos, lo que se extrae de las ocho jornadas disputadas. Porque Unai López, Beñat y Vesga se han repartido la titularidad en el puesto clave del centro del campo, ese que debe decidir cómo deben jugar sus compañeros y dirigir el ataque.

El entrenador ha apostado claramente por dar la batuta a Unai López. Igual que en la temporada pasada hiciera de arranque Eduardo Berizzo. El centrocampista de Rentería ha sido titular en seis partidos, en los que ha disputado una media de 60 minutos en cada uno -sólo superó ese tiempo en el estreno liguero ante el Barça, en el que fue sustituido en el 80 de partido-. Garitano le prefiere para San Mamés. En todos los encuentros en La Catedral ha salido de inicio. Fuera sólo en Mallorca estuvo en el once de gala. En los desplazamientos para medirse con Getafe, Leganés y Celta no disputó ni un solo minuto. A pesar de la continuidad que le está dando el técnico, no ha completado aún un partido sobresaliente. Según sus estadísticas, da una media de 51 pases por encuentro, de los que uno suele tener cierta trascendencia. Pero no contabiliza ninguna asistencia de gol, ni ocasiones. Pierde una media de diez balones por choque.

La segunda opción para llevar el peso del juego es Beñat. El de Igorre solo se ha perdido un encuentro esta temporada. Precisamente fue el de ayer, en Vigo, donde ni siquiera fue convocado. De titular, solo salió ante el Getafe (disputó 72 minutos) y ante el Leganés (jugó de principio a fin. En el resto, sirvió de reemplazo a Unai López. Tampoco se le ha visto fino, aunque parece tener algo más de incidencia en el juego pesa a disponer de menos tiempo. Da una media de 26 toques, ha creado una ocasión, ha dado un pase de peligro y pierde una media de cinco balones por partido.

La última novedad en este puesto clave ha sido la utilización de Mikel Vesga, la auténtica sorpresa del partido ante el Celta. Garitano dijo que optó por él para ganar altura, después de que Yuri esté lesionado. Vesga mide 1,90 frente al 1,70 de Unai. El centrocampista vitoriano no aprovechó especialmente la oportunidad. Pasó bastante desapercibido aunque estuvo sobre el césped 81 minutos antes de ser sustituido por Larrazabal. Tocó 40 veces el balón, menos que, por ejemplo, Balenziaga, a pesar de que uno se mueve por el eje del centro del campo y el otro por una banda.