Garitano: «Ganar al Sevilla dos veces en tres días no es nada sencillo»

Gaizka Garitano da instrucciones a sus jugadores./EFE
Gaizka Garitano da instrucciones a sus jugadores. / EFE

El entrenador del Athletic aplaude el trabajo de sus hombres y recuerda que «hubo cinco minutos en los que estuvimos a punto de hacer el segundo»

ROBERT BASIC

Gaizka Garitano solo pudo aplaudir el esfuerzo y el trabajo de sus hombres anoche en el Sánchez Pizjuán, donde achucharon a los locales y les metieron el gusanillo de la duda en el cuerpo durante unos segundos. Apenas lo notaron los andaluces, pero el Athletic les superó en su casa y lo hizo además con su segunda unidad porque el técnico deriotarra introdujo diez cambios respecto al once que tumbó a los hispalenses el domingo en San Mamés. Este miércoles les hicieron morder el polvo de nuevo y además en su feudo, un campo en el que los de Machín solo habían perdido una vez en lo que va de temporada. «Ganar al Sevilla dos veces en tres días no es nada sencillo», precisó el preparador vizcaíno, quien alabó al equipo e indicó que «hubo cinco minutos en los que estuvimos a punto de hacer el segundo».

Los rojiblancos traían un 1-3 en contra y así era difícil pensar en una remontada, que se buscó sobre todo al final. «Hicimos las cosas bien y fuimos de menos a más. Acabamos con buenas sensaciones y con opciones de un segundo gol», explicó Garitano en alusión sobre todo a aquel libre directo de Ibai que sacó Gnagnon tapando el palo largo del portero. El técnico subrayó que sus jugadores se hicieron con el choque a partir del tanto de Guruzeta, aunque constató que el Sevilla es un «gran equipo y supo manejar bien esos minutos». Argumentó la revolución en el once con la necesidad de «dar frescura» a la plantilla y también brindar una oportunidad a los menos habituales, que tutearon al actual tercer clasificado de la Liga. «Podemos contar con cualquiera. Estoy contento porque la gente está implicada», señaló el de Derio.

«Susaeta es un espejo»

Como es lógico, Garitano fue preguntado por Markel Susaeta y sus 500 partidos con la camiseta del Athletic. No pudo esconder su admiración por el capitán y le puso como ejemplo para las generaciones venideras, chavales que, en su opinión, deberían fijarse en la trayectoria y el compromiso del eibarrés con el escudo que defiende. «Para mí es un orgullo poder dirigirle. Es un referente para nuestro club y no solo como jugador, sino sobre todo por su manera de ser. Es lo que marca a una persona, a un futbolista, y en ese aspecto es un espejo en el que todos los que llevan poquitos partidos como Guruzeta y Nolaskoain deberían mirarse. Es el emblema de este club», sentenció el entrenador, quien dispondrá ahora de tres días para preparar el choque del domingo ante el Villarreal. Salvo sorpresa, tampoco estará en condiciones de contar con Aduriz y Raúl García.

 

Fotos

Vídeos