Gaizka Garitano: «Tengo un equipo de 10»

Gaizka Garitano, este domingo en Lezama junto a Alberto Iglesias, uno de sus ayudantes./Jordi Alemany
Gaizka Garitano, este domingo en Lezama junto a Alberto Iglesias, uno de sus ayudantes. / Jordi Alemany

El técnico del Ahletic ensalza a su plantilla y le pide que sea consciente de que salir del pozo será un «proceso largo»

Juanma Mallo
JUANMA MALLO

«Tengo un equipo de 10». Gaizka Garitano carece de dudas por ese lado. El técnico del Athletic se sentó ayer por la mañana en la sala de prensa de Lezama con una actitud tranquila, tratando de que esas alarmas que se han encendido por la delicada situación del grupo rojiblanco, a tres puntos de la permanencia, bajen una pizca de intensidad. Y una de las razones para creer que puso sobre la mesa el entrenador vizcaíno es la calidad profesional de sus futbolistas, de esos hombres que deben asimilar su idea de juego en poco tiempo para que el grupo rojiblanco eche a volar de una vez por todas. «La implicación y el compromiso son máximos. Tengo la ventaja de que les conozco a todos. En cuanto a compromiso, en cuanto a actitud, en cuanto a empujar, entrenar. Tenemos un equipo de 10 y necesitamos plasmar en el campo la calidad que tenemos y el juego. Y eso, acompañado de la suerte, es lo que hace ganar partidos», deseó el preparador unas horas antes de que se estrene esta noche en San Mamés ante el Girona (21 horas). En este sentido, indicó que hablaba «muy bien» de esta formación el haber ofrecido «muchas alegrías» en cursos anteriores.

Eso sí, el preparador vizcaíno lanzó un mensaje tanto a su plantilla y a la afición. Debe asumir el universo Athletic, cuanto antes, de que lo primero es conseguir la salvación, ése es el verdadero «objetivo» en una temporada que ha nacido torcida. De momento, nada más. «Debemos tenerlo claro todos. No es una cosa de una o dos semanas. Hay que tener un poso, un tiempo. Ahora debemos ir sumando e ir saliendo poco a poco de ahí. Cuanto antes estemos mentalizados de donde estamos y de lo que va costar este proceso, más conscientes vamos a ser de lo que tenemos que hacer. Estamos pasando un bache, y lo tenemos que afrontar con naturalidad y responsabilidad. Será un proceso largo», indicó el preparador de Derio.

En esta línea, en esta carrera «contrarreloj» hacia los puestos que aportan aire, recalcó que lo realizado en Huesca el pasado jueves, esa goleada ante un oponente noqueado desde el partido de ida, solo sirve para engordar una estadística, por decirlo de algún modo. Es decir, su peso real resulta ínfimo. «Es un partido de Copa, no puede decir nada. No nos podemos equivocar». Y centró el tiro en el rival de esta noche: «El Girona es un equipo que lleva ocho partidos sin perder, que demuestra orden, calidad. Los equipos de Eusebio juegan muy bien la pelota y el Girona encima tiene futbolistas para jugar como quiere. Además tiene un sistema, con cinco defensas, que te hace dudar de cuando ir y cuando no ir a la presión. Eso les hace peligrosos...», analizó.

«Resultados inmediatos»

Él, en cambio, afronta su estreno en La Catedral sin haber podido dejar su impronta. Han sido pocos días de trabajo, «he tenido poco tiempo». Aunque reconoció que algunos detalles ya había pulido. Hemos dejado algunas cosas claras. Habló, por ejemplo, de ajustes en la presión. Pero todavía queda recorrido para que se vea el Athletic con sello Garitano. «Construir un estilo de juego requiere de muchas semanas y no las tengo. Necesitamos resultados inmediatos, e intentaremos que el plan de partido sea parecido de un día para otro porque sino no sería fácil de asimilar por los jugadores», subrayó. En Huesca, de todos modos, se encontró a un equipo más junto, más unido, compacto. Vamos, que ha comenzado a edificar la permanencia por la defensa, por evitar los goles, y luego ya mirar hacia el tejado de la meta rival.

Más información

Con las bajas de Nolaskoain, Iñigo Martínez y Berchiche por sanción y los lesionados Rico y Balenziaga, el técnico, que recupera a Ganea, ya ha dibujado en su cuaderno la alineación para esta noche. Sin embargo, la mantiene en secreto. Sin pistas. «Va a haber algún cambio obligado, pero no va a variar el estilo de cero a cien. Cosas que se vieron el otro día, intentaremos repetirlas», entroncó con la idea anterior.

A pesar de que su equipo luce unos números que dan pánico, con un encuentro ganado en catorce jornadas, Garitano aseguró estar más «ocupado que preocupado». «La preocupación no te lleva a nada tangible. La ocupación te lleva a buscar soluciones y a mejorar», subrayó. Y la primera solución es ganar al conjunto catalán en un estadio, La Catedral, que «estará con nosotros y nos ayudará». «Jugamos en casa, delante de nuestra gente, y tenemos ganas de que los puntos se queden aquí», aportó. Por cierto, no desveló la identidad del guardián de la meta. «Tengo dos buenos porteros. Ponga a quien ponga voy a acertar», se felicitó Garitano, que no piensa en esa primera vez en San Mamés con el Athletic. «Estamos enfocados en preparar el partido y tratar de ganarlo».