Garitano recupera a Yeray, Ibai, Dani García y Capa, y deja fuera a Kodro y Susaeta

Garitano saluda a Abelardo en el partido del pasado fin de semana en San Mamés./ EFE
Garitano saluda a Abelardo en el partido del pasado fin de semana en San Mamés. / EFE

El técnico del Athletic se felicita por el hecho de que el equipo tiene «cerquita» un objetivo que «prácticamente era imposible de conseguir»

Juanma Mallo
JUANMA MALLOLezama

Gaizka Garitano ha ofrecido esta tarde una convocatoria para el encuentro de mañana domingo en Valladolid repleta de novedades. Por un lado, las positivas. Recupera a varios lesionados: Yeray, Dani García, Ibai Gómez y Ander Capa. Por el otro, las negativas. Beñat no está por problemas físicos, sufridos tras el encuentro frente al Alavés. Y deja fuera a Susaeta, Kodro, Lekue, Rico e Iturraspe. «Es una cuestión técnica, no me caben todos, no entran todos», ha explicado en Lezama el técnico de Derio, minutos antes de que el equipo partiese hacia la capital castellana en autobús.

Allí, el Athletic continuará su persecución continental, su carrera hacia Europa, en una competición, la Liga, muy igualada. Sin embargo, los números de Garitano resultan extraordinarios, magníficos, y dejan a la entidad vizcaína a las puertas de conseguir una meta que poca gente pensaba hace cuatro meses. «No nos gusta hablar de lo que hacemos. El equipo está bien, en las últimas ocho jornadas estamos terceros en la clasificación. Llegamos bien, muy bien. Y nos gustaría conseguir un objetivo que hace semanas parecía inalcanzable. Tenemos cerquita un objetivo que prácticamente era imposible de conseguir», ha indicado el técnico de Derio. De hecho, ahora mismo, el equipo rojiblanco depende de sí mismo para evitar las previas, por la derrota del Sevilla contra el Leganés de este viernes. Está a cinco puntos de los de Caparrós, que serían dos mañana si tumban a los blanquivioletas, y la última jornada afrontaría una final ante los andaluces en el Pizjuán.

Pero primero hay que ganar este domingo ante un rival en apuros. Califica de un «arma de doble filo» la situación de urgencia del Valladolid. Porque esa ansiedad por ganar que sufren los pucelanos puede provocarles presión, que las piernas pesen y las mente no esté lúcida. O, por el contrario, provoca una motivación extra. «Tienes el motor a tope. Nos vamos a encontrar a un equipo muy necesitado, que va a jugar bien. Nosotros -ha enmarcado- también estamos en la misma situación. Y debemos superar al Valladolid en ganas y motivación», ha resaltado el técnico, agradecido a la gente que se desplazará a Zorrilla.

Habrá alrededor de 2.000 hinchas en las gradas del campo pucelano. «Siempre se agradece el apoyo de la gente. Es un arma más que tiene el equipo para poder ganar», se ha felicitado Garitano, que espera un partido «cerrado». «Puede pasar cualquier cosa. Hay una máxima igualadad, y es difícil demostrar la superioridad. Todo se resuelve por un estrecho margen». Y el técnico espera que caiga del lado bilbaíno para encarrilar esa meta que, hasta hace poco, era impensable: Europa.

Más información