Este contenido es exclusivo para suscriptores

Todo el contenido de EL CORREO desde 4.95€ al mes. Disfruta sin límites

logo-correo-on2.svg
Acceso ilimitadoNuevas secciones y más contenidosNueva app exclusiva sin publicidadInteractúa con los periodistasNuevas newsletters de autorOfertas y eventos exclusivos

Garitano levantó «la moral» en el descanso

Iker Muniain, en una ocasión que el guardameta Rubén envió a córner./
Iker Muniain, en una ocasión que el guardameta Rubén envió a córner.

El técnico confesó que tras el empate del Celta tuvo que trabajar anímicamente a sus jugadores porque «bajar la cabeza es innegociable»

Javier Muñoz
JAVIER MUÑOZ

Jornada para respirar. Victoria analgésica, la primera de esta temporada fuera de casa, que permite salir del foso del descenso y afloja el nudo de cara a la visita del Sevilla. Gaizka Garitano había insistido en que trabajando desde el orden de la zaga, las ocasiones irían llegando y con ellas, los resultados. Balaídos, estadio que no suele darse mal a los rojiblancos, marcó anoche el principio, uno no excesivamente vistoso, pero que contenía lo fundamental y más urgente. Sumar de tres fuera de San Mamés. Y el técnico del Athletic lo destacó tras el 1-2 al Celta. «Estamos contentos. Hoy tenemos que disfrutar», resumió, para advertir que el camino todavía es largo y está erizado de dificultades: «Tampoco podemos sacar mucho pecho, porque tenemos pocos puntos y hay cosas que pulir».