Borrar
Gentzane y su profesor, Patxi, en un aula de su instituto de Brookville
Gentzane, una final en el high school
Rojiblancos por el mundo

Gentzane, una final en el high school

Indiana (EE UU) ·

Esta athleticzale de 15 años es una de las decenas de estudiantes vizcaínos de intercambio a los que este esperado partido les sorprende al otro lado del charco

Necesitas ser suscriptor para acceder a esta funcionalidad.

Jueves, 4 de abril 2024, 00:03

Necesitas ser suscriptor para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Para un año que nos vamos fuera y justo llega el Athletic a la final». Este es uno de los lamentos más habituales estos días entre los estudiantes vizcaínos de intercambio, a los que el esperado partido les pilla al otro lado del charco. Se trata de decenas de chicos y chicas de entre 15 y 18 años que están estudiando este curso en institutos estadounidenses o de Canadá y tendrán que vivir este día tan especial para la mayoría a miles de kilómetros de distancia de sus familiares y amigos, con los que a buen seguro les encantaría compartir en persona un encuentro que puede ser histórico si los leones consiguen levantar la Copa en el estadio de La Cartuja.

Una de esas estudiantes es Gentzane Pueyo, una vizcaína de 15 años, rojiblanca «hasta la médula» y socia del Athletic desde que un año el Olentzero tuvo a bien hacerle «el mejor regalo de su vida». «A las otras dos finales no pude ir por las restricciones de la pandemia y a la tercera tampoco va a ir la vencida. Y la verdad es que se me está haciendo muy duro porque no me pierdo ni un solo partido. Me encantaría poder vivir la final en Sevilla con mi aita, con el que voy a San Mamés desde pequeña, pero este año no va a poder ser», lamenta Gentzane, que está estudiando cuarto de la ESOen el Franklin County High School en Brookville (Indiana).

En Amsterdam
En Amsterdam

Aunque reconoce que es complicado explicarles a sus compañeros qué es el eso del fútbol –soccer para ellos–, y todavía más la filosofía tan particular del club vizcaíno, Gentzane cree que ya empiezan a entenderlo... y hasta compartirlo. «Mi familia americana ya es forofa del Athletic y mis amigas del high school tienen ganas de venir a verme a Bilbao y que las lleve a San Mamés a ver un partido», explica esta estudiante a la que nunca se le olvida meter la camiseta del Athletic en los viajes familares. «Tengo fotos en estadis de Londres, Amsterdam, Glasgow...». Y también con Aduriz, su jugador favorito de todos los que ha visto sobre el césped de la Catedral. «No ha habido uno mejor», insiste.

De pequeña con Aduriz
De pequeña con Aduriz

Pese a que su instituto se encuentra a miles de kilómetros de distancia y la mayoría de sus compañeros no sabrían ni situar la capital vizcaína en el mapa, ha tenido «la suerte» de coincidir en el high school con un profesor vasco, que además comparte su pasión por los leones. «Se llama Patxi –como no– y es forofo del Atheltic». Estos días no han parado de hacerse fotos con la equipación para compartirlas con familiares y amigos.

Pese a la distancia, Gentzane animará al equipo en Brookville «como si estuviese en La Cartuja. Espero que las lloreras de las últimas semanas por no poder ir a Sevilla se conviertan en lágrimas de alegría porque hemos ganado la Copa», desea.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios