EFE

Una piedra en el camino

IÑIGO AGIRIANO

El Getafe venía de cinco temporadas de éxitos con Bordalás cuando el alicantino abandonó el club. Ángel Torres optó entonces por Míchel, pero su apuesta fue un fracaso. Llegó entonces un viejo conocido, Quique Sánchez Flores. El madrileño entendió desde el primer momento las limitaciones de la plantilla y optó por un retorno al estilo q

logo-correo-on2.svg
Este contenido es exclusivo para suscriptores