Borrar
Djaló celebra su gol en el partido de la Europa League Reuters
Golazo de Álvaro Djaló, pretendido por el Athletic, en la Europa League
Qarabaj 2-3 Braga (6-5 resultado global)

Golazo de Álvaro Djaló, pretendido por el Athletic, en la Europa League

El conjunto azerí, con un futbolista menos, logra eliminar en el último minuto de la prórroga al equipo luso tras empatar la eliminatoria el joven madrileño

Iñigio Agiriano

Jueves, 22 de febrero 2024, 21:58

Necesitas ser suscriptor para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Después de haber logrado lo más complicado, remontar una desventaja de dos goles, y afrontar la prórroga con un jugador más, el Sporting de Braga se pegó un tiro en el pie en la Europa League. A pesar de la superioridad numérica encajó dos tantos en el tiempo extra que dieron al Qarabaj un pase histórico. El golazo de Álvaro Djaló, el gran objetivo del Athletic para este verano y que había servido para forzar la prórroga, quedó finalmente en nada, y los portugueses se despiden del fútbol europeo esta temporada.

El partido de ida, jugado en tierras portuguesas, mostró el peligro del equipo azerí. El marcador al descanso era de empate a uno, pero en quince minutos locos en la segunda parte el Qarabaj anotó tres goles. Un penalti transformado por Moutinho en el descuento dio, sin embargo, ciertas esperanzas a los portugueses para el partido de vuelta.

A pesar de la necesidad de anotar como poco dos goles, Álvaro Djaló fue suplente en el partido de vuelta, como lo fue en el partido de liga disputado este fin de semana. No obstante, tras un primer tiempo anodino, su técnico Artur Jorge decidió darle entrada al descanso, consciente de que la eliminatoria se le escapaba.

Poco antes de la hora de juego, el defensor del Qarabaj Elvin Cafarquliyev fue expulsado por doble amarilla, lo que espoleó a los portugueses. Roger anotó el primer gol en el minuto setenta para dar esperanza a los suyos, pero el héroe fue Álvaro Djaló, que se sacó un tremendo derechazo desde la esquina del área que trazó una bonita curva para entrar por la escuadra contraria.

A pesar de jugar con un hombre más y del factor psicológico de haber remontado la eliminatoria, el Braga no lo hizo valer durante la prórroga. Dominó la pelota, pero no consiguió traducirlo en ocasiones de gol. Fue el Qarabaj quién logró aprovechar una jugada a balón parado para marcar el tanto que le daba el pase.

Los portugueses tuvieron que remar de nuevo y su insistencia tuvo premio. Djaló recuperó el balón y Simon Banza terminó derribado en el área. El propio Banza transformó el penalti para volver a empatar la eliminatoria. Sin embargo, los azeríes todavía no habían dicho su última palabra. Una falta en el medio campo sacada con presteza cogió por sorpresa a la defensa lusa y Akhundzade anotó el tanto definitivo para desatar la locura en las gradas.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios