Este contenido es exclusivo para suscriptores

Vive informado todo el año y que nadie te lo cuente. Tu suscripción anual por solo 49.95€

logo-correo-on2.svg
Acceso ilimitadoNuevas secciones y más contenidosNueva app exclusiva sin publicidadInteractúa con los periodistasNuevas newsletters de autorOfertas y eventos exclusivos

Y ahora que hable el balón

Williams contra un balón en el entrenamiento de ayer en Lezama, ante la mirada de Muniain./Juan Echeverría
Williams contra un balón en el entrenamiento de ayer en Lezama, ante la mirada de Muniain. / Juan Echeverría

El Athletic debe volver ya a la normalidad deportiva por la complicada situación en la tabla

Juanma Mallo
JUANMA MALLO

El balón al césped. Se cumplió anoche una semana del triunfo de Aitor Elizegi, del acceso del cocinero de Santutxu al palacio de Ibaigane. En estos días, la pelota ha quedado en un segundo plano. Sin embargo, no se puede perder de vista -y el presidente incidió en este aspecto en varias ocasiones durante la campaña electoral e incluso una vez que se consumó su corta renta en las urnas- que el Athletic está inmerso en una comprometida situación clasificatoria, hundido en la tabla. Y hacia el esférico se debe girar la vista, mientras, es cierto, en los despachos sigue el trabajo a contrarreloj del nuevo equipo directivo para ponerse al día con todos los asuntos y los entresijos de la entidad vizcaína: la primera decisión fue el pacto alcanzado con José María Amorrortu para rescindir de manera amistosa la relación entre ambas partes. Pero es el momento de mirar a la hierba, a ese encuentro del próximo lunes en Balaídos contra el Celta (21 horas).

 

Fotos