Borrar
Los hermanos Iñaki y Nico de Massachusetts que sueñan con conocer a los Williams

Los hermanos Iñaki y Nico de Massachusetts que sueñan con conocer a los Williams

El curioso caso de coincidencia de nombres entre hermanos ha hecho que para estos dos pequeños estadounidenses los atacantes del Athletic sean sus ídolos

Necesitas ser suscriptor para acceder a esta funcionalidad.

Sábado, 23 de marzo 2024, 00:53

Necesitas ser suscriptor para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Massachusetts también tiene a sus propios hermanos Iñaki y Nico. Se apellidan Sarquis y no Williams, pero presumen de su pasión por el Athletic allá por donde van. También juegan a fútbol y apuntan maneras, pero lo de llegar a la élite aún no se lo plantean, por aquello de que tienen 7 y 5 años. Eso sí, sobre el 'verde' tratan de imitar a los que se han convertido en dos de los futbolistas más aclamados por la hinchada rojiblanca. Iñaki, el mayor, y Nico, el pequeño, son dos niños nacidos en Estados Unidos pero con familia vizcaína que forman parte de la legión de seguidores que los Williams tienen por todo el planeta. Sienten auténtica devoción y sueñan con conocerles en persona. «La distancia lo complica, pero algún día seguro que lo cumplen», afirma su madre Ainhoa Azcaray.

El curioso caso de coincidencia de nombres entre hermanos ha hecho que para estos dos pequeños Iñaki y Nico Williams sean sus ídolos. Además, en una temporada en la que ambos están que se salen, el Iñaki y el Nico de Massachusetts viven con más emoción si cabe sus andanzas en los terrenos de juego y, sobre todo, las victorias que están dando al Athletic. «Cuando nació mi Iñaki, Iñaki ya estaba en el Athletic, pero cuando tuvimos a mi Nico, a Nico no le conocíamos. Después supimos que tenía un hermano que se llamaba Nico y ya fue el no va más», explica la 'amatxu', que lleva desde 2011 viviendo en Estados Unidos.

El despegue del pequeño de los Williams en el primer equipo exacerbó aún más la admiración de los dos críos por el Athletic. A la familia entera también le hizo mucha gracia. Ainhoa nació y se crío en Madrid, pero su padre es oriundo de Ibarrangelu. El sentimiento rojiblanco se ha mamado desde siempre y así se lo ha transmitido a sus hijos.

«Hemos sido del Athletic toda la vida. Nuestra casa siempre se llenaba de casa para ver los partidos». Sin embargo, los dos críos nacieron en Estados Unidos y la distancia supone un handicap para mantener vivas las tradiciones y el apego familiar. «Cuando estás lejos cuesta más que sientan las raíces, pero a nosotros, los hermanos Williams, por llamarse como Iñaki y Nico, ha hecho que mis hijos estén más arraigados a Bizkaia y, cómo no, al Athletic», señala.

En la imagen superior, la familia al completo, Nacho y Ainhoa con Iñaki y Nico. En el centro, los dos pequeños en una foto tomada hace varios años, y en la imagen inferior, Iñaki cuando visitó San Mamés el pasado verano.
Imagen principal - En la imagen superior, la familia al completo, Nacho y Ainhoa con Iñaki y Nico. En el centro, los dos pequeños en una foto tomada hace varios años, y en la imagen inferior, Iñaki cuando visitó San Mamés el pasado verano.
Imagen secundaria 1 - En la imagen superior, la familia al completo, Nacho y Ainhoa con Iñaki y Nico. En el centro, los dos pequeños en una foto tomada hace varios años, y en la imagen inferior, Iñaki cuando visitó San Mamés el pasado verano.
Imagen secundaria 2 - En la imagen superior, la familia al completo, Nacho y Ainhoa con Iñaki y Nico. En el centro, los dos pequeños en una foto tomada hace varios años, y en la imagen inferior, Iñaki cuando visitó San Mamés el pasado verano.

Plan para la final

Ainhoa, de 38 años, se fue a vivir a Estados Unidos en 2012. Había terminado la carrera, pero la crisis económica de entonces complicó sobremanera su búsqueda de trabajo. Por eso, decidió cambiar de aires y dedicarse a aprender inglés. Cruzó el charco para trabajar en la casa de una familia, pero se quedó allí para siempre. Se enamoró del que hoy es su marido, Nacho Sarquis, de origen argentino. Prueba de cómo se siente el Athletic en su familia es una anécdota en la presentación oficial de su novio a sus padres. «Mi padre le regaló una camiseta del Athletic para que supiera lo que significa el Athletic en nuestra familia», relata.

Sus hijos han heredado esa pasión. En el colegio no paran de hablar del Athletic y, cómo no, de sus ídolos, a quienes tratan de parecerse. «Iñaki dice que él también corre mucho, que es muy rápido como Iñaki, y Nico, que tiene mucha picardía, también trata de imitar a Nico», cuenta Ainhoa, que considera a los Williams un «ejemplo de buenos hermanos» para muchos niños. «Se ayudan, se abrazan, discuten y se perdonan... Yo les digo que les copien porque tienen muchas cosas buenas», elogia.

Con la final de Copa a la vuelta de la esquina, Iñaki y Nico ya están nerviosos. No se quieren perder el histórico partido y se enfundarán sus camisetas rojiblancas. El mayor pudo conocer San Mamés este pasado verano -por vacaciones vienen todos los años a Ibarrangelu- y se quedó prendado. Encima, el Athletic firmó una remontada épica ante el Betis. Los de Valverde comenzaron perdiendo por dos goles a cero y acabaron ganando 4-2. «Vino alucinado. Se lo contaba a todo el mundo».

Ahora Iñaki es consciente de que tendrá que ver la final por la tele, pero Ainhoa quiere tratar de buscar más aficionados rojiblancos con los que poder reunirse en una jornada tan especial. A punto han estado de viajar a Sevilla, pero unos trámites de última hora con la nacionalidad americana se lo han impedido. «¡Casi hacemos la locura! Pero no ha podido ser. Estoy como loca buscando peñas para ver la final porque quiere que lo vean con ambiente rojiblanco, pero tampoco nos queremos ir muy lejos. Sea donde sea, animaremos como los que más».

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios