Herrerín opta por una terapia conservadora para tratarse

Herrerín tras caer lesionado en el entrenamiento./EFE
Herrerín tras caer lesionado en el entrenamiento. / EFE

El Athletic emitió un parte médico en el que informaba del estado de salud del meta de Castro Urdiales e Iñigo Martínez

ROBERT BASIC

El Athletic emitió ayer un parte médico en el que informaba del estado de salud de dos de sus jugadores lesionados como Iago Herrerín e Iñigo Martínez. El segundo está a punto de reaparecer, mientras que al primero aún le quedan varias semanas de rehabilitación hasta superar su lesión en el brazo derecho. El club precisó que el portero optó por seguir un «tratamiento conservador», lo que permite concluir que se barajaban otras posibilidades que fueron descartadas por el deseo del meta ya que prefería adherirse a terapias convencionales y nada invasivas. Él mismo se encargó de asegurar que volverá antes de lo previsto y que reducirá el período de baja fijado en aproximadamente mes y medio de convalecencia.

Herrerín se hizo daño en el entrenamiento del 9 de agosto y las pruebas complementarias confirmaron que sufría una lesión «moderada-grave del tercio distal del músculo bíceps braquial derecho». Entonces se le inmovilizó la zona lastimada y los médicos avanzaron que esperarían unos días hasta formular el tratamiento «más adecuado». Tras barajar todas las posibilidades, sin descartar ninguna, el club confirmó que el portero ha optado por un tratamiento convencional y que ha comenzado «su período de readaptación funcional», basado principalmente en el trabajo físico y las tareas de gimnasio. También está sometido a sesiones de fisioterapia y su disponibilidad, subrayan los médicos, «dependerá de la respuesta en las próximas semanas» a la terapia elegida por el portero bilbaíno.

Iñigo Martínez, casi listo

La noticia positiva de la jornada la dio Iñigo Martínez, quien después de más de un mes de baja se entrenó ayer con normalidad junto a sus compañeros y si todo va bien recibirá el alta en breve. No se prevé que esté mañana ante el Leganés, pero si no surgen complicaciones su concurso podría producirse dentro de ocho días contra el Huesca, también en San Mamés. El central sufrió un problema muscular el 13 de julio -en el gemelo interno de su pierna izquierda- y se ha perdido la pretemporada, por lo que necesita recuperar el tiempo perdido y coger el ritmo competitivo. De hecho, no ha podido jugar ni un minuto en los amistosos veraniegos.

Iñigo se entrenará hoy en San Mamés (10 horas, puertas cerrada) y será la última sesión antes de recibir mañana al Leganés, partido para el que Berizzo deberá hacer ocho descartes.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos