Sin viaje a Vallecas: «Es una faena tremenda que nos hace perder dinero»

Aficionados del Athletic en el estadio de Vallecas en 2014./Luis Ángel Gómez
Aficionados del Athletic en el estadio de Vallecas en 2014. / Luis Ángel Gómez

Cerca de mil aficionados se quedan con un palmo de narices por la suspensión del encuentro ante el Rayo

JAVIER ORTIZ DE LAZCANO

El estadio de Vallecas es uno de los destinos que más atraen a los aficionados del Athletic. Entre los cinco equipos de Madrid (Real, Atlético, Leganés, Getafe y Rayo) el campo del barrio madrileño es el más escogido por los aficionados rojiblancos para acompañar a los suyos.

El sábado se esperaban alrededor de 1.000 rojiblancos en Vallecas, unos con entradas compradas al Athletic, otros con carnets que les ceden amigos del Rayo y muchos sin localidad, pero que van a la zona por el ambiente y que no entran al campo. Ahora se han quedado con un palmo de narices. En la noche del lunes el Rayo-Athletic fue aplazado, sin que por el momento se haya fecha ni lugar de celebración. No sólo es el chasco. Es también el quebranto económico. Ni los clubes ni la Liga Profesional han dejado abierta la posibilidad de compensarles económicamente.

Son muchísimos los seguidores damnificados. Hay personas que han perdido sus billetes de avión, peñas con autobuses alquilados y habitaciones de hotel o apartamentos turísticos cuyo dinero no se reintegra.

Iratxe Herrero, de Arrigorriaga y de la Peña Deusto, dice que los números son la mejor prueba de la expectación que ha levantado el partido. El Rayo envió 468 entradas. La junta directiva reservó 100 de ellas (el 21%) para «compromisos propios». La demanda fue tremenda y conducía a los que se apuntaron a la lista del club a un sorteo. «Éramos alrededor de 1.800 los inscritos», relata Herrero.

Otros ocho amigos y ella reservaron un apartamento en Madrid. 270 euros. «Dinero perdido. No nos los reembolsan». La aficionada lamenta que se queda sin un partido que le hacía mucha ilusión. «Es un campo con mucho ambiente. Es el partido de Madrid que más gente lleva del Athletic por la gran confraternización que hay entre aficiones».

No sólo son los hinchas vascos los que se acercan. A los seguidores rojiblancos afincados en Madrid les encanta esta cita. La peña madrileña 'Somos diferentes', formada por miembros de la comunidad vasca en la capital de España, había organizado una cena la víspera que ahora se viene abajo.

Uno de los que iba acudir al evento es Carlos Fuente, un comercial de una empresa de cerveza que antes vivía en Madrid y se ha trasladado a Santiago de Compostela. «Me había comprado hace dos semanas los billetes de avión. Me costaron 110 euros. El viaje lo voy a hacer ya que lo tengo pagado, aunque igual me voy al museo de El Prado, je, je. Nadie nos compensa. Mi padre me dijo que pusiera una reclamación ante la Liga, pero tengo entre cero y menos cien de posibilidades de conseguir una compensación», explica.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos