Carmelo, Koldo Aguirre, Mauri, Etura y Uribe, 421 años de historia rojiblanca

Los homenajeados, con la plantilla del Athletic./Jordi Alemany
Los homenajeados, con la plantilla del Athletic. / Jordi Alemany

El club rinde tributo en Lezama a los cinco ganadores de la Copa de 1958 que sobreviven

Javier Ortiz de Lazcano
JAVIER ORTIZ DE LAZCANOLezama

El 29 de junio de 1959 el Athletic vivió uno de los momentos estelares de su gloriosa historia. Se medía en la final de Copa a un Real Madrid fantástico que un mes antes acababa de levantar su tercera Copa de Europa. El partido se disputó en el estadio blanco con 100.000 espectadores en las gradas. Pocos apostaban por el equipo rojiblanco, dirigido por Baltasar Albéniz. Sin embargo, el equipo vasco ganó 2-0 (Arieta y Mauri) y levantó un título que le hizo entrar en la leyenda como los 'Once aldeanos'.

El Athletic ha rendido tributo este miércoles en Lezama a los cinco jugadores supervivientes de aquella legendaria formación. Han acudido a las instalaciones rojiblancas el portero Carmelo Cedrún (Amorebieta, 88 años), el medio Manuel González Etura (Sestao, 85 años) y el delantero Ignacio Uribe (Bilbao, 85 años). Estaban citados también, pero no han podido asistir, Koldo Agirre (Sondika, 79 años) y Mauri Ugartemendia (Gernika, 84 años).

En el Athletic la memoria es muy importante. El pasado es lo que ha llevado al club a ser lo que es hoy. Por eso Aitor Elizegi ha querido que el acto tuviera un punto de transmisión histórica. Los cinco capitanes han entregado a cada homenajeado un brazalete. Es uno que ha sido empleado por cada uno de ellos, con una pequeña placa con el nombre de la persona a la que se rinde tributo y enmarcado en un cuadro. Susaeta ha entregado el brazalete a Carmelo, Iturraspe a Etura, Muniain a Uribe, San José a José Mari Argoitia (lo ha recogido en representación de Koldo Agirre) y Aduriz a Iribar (en lugar de Mauri).

El acto se ha celebrado en el pabellón cubierto de Lezama en presencia de la primera plantilla, el cuerpo técnico, el presidente y los dos principales responsables del área deportiva, Rafa Alkorta y Andoni Ayarza; el representante institucional del club, Carlos Gurpegui, y el asesor de la junta, Manolo Delgado.

«Para ganar este brazalete hay que merecerlo, como habéis hecho vosotros. Hemos querido que sea un gesto entre capitanes y para capitanes«, ha destacado Elizegi en una breve alocución.

Muy emocionados, los homenajeados han agradecido el gesto del club. Uribe no se ha podido contener y ha tomado la palabra a continuación del presidente para lanzar un consejo de campeón a los que ahora visten la camiseta rojiblanca. Con la mente puesta en la gesta que logró en 1958, ha dado una receta a los futbolistas cuando se midan a potentes escuadras. «Tenéis que estar tranquilos y pensar que podéis ganar a cualquiera».

Aquel era un equipo capaz de cualquier gesta. Los que sobreviven de 'Once aldeanos' confían en 'La Cuadrilla', el mote que puso a la plantilla Aduriz cuando los rojiblancos levantaron su último título, la Supercopa de 2015.