Un homenaje a los campeones de Copa de 1969

Koldobi Etxeberria alza la Copa 1969./Manu Cecilio
Koldobi Etxeberria alza la Copa 1969. / Manu Cecilio

El Athletic rendirá mañana tributo en San Mamés a los jugadores que ganaron aquel título y también habrá exfutbolistas del Elche

Juanma Mallo
JUANMA MALLO

Fue el 15 de junio de 1969. Este sábado se cumplen 50 años de aquel título de Copa. Y este viernes, el Athletic rendirá tributo a los jugadores campeones de aquella edición del torneo del ko, aquella que los rojiblancos, con Koldobi Etxeberria como capitán, en San Mamés. Además de exprofesionales vizcaínos, también habrá exmiembros del equipo derrotado, el Elche, en su única final. Ganó el cuadro bilbaíno por 1-0, con gol de Arieta II.

La alineación de aquel Athletic fue: Iribar; Sáez, Etxeberria, Aranguren; Igartua, Larrauri, Argoitia, Uriarte, Arieta II, Clemente y Rojo. Para llegar a la final, el Athletic tumbó al Zaragoza, al Deportivo y al Granada.

Mañana será un día de homenajes, por tanto, en San Mamés. Comenzará a las 12 horas en el estadio rojiblanco, según ha informado el club. Habrá integrantes de ambos conjuntos, y también dirigentes de las dos entidades.

Aquella Copa tuvo un sabor especial para el Athletic. El cuadro rojiblanco, ganador del torneo del k.o. en 1958, acumulaba más de una década de sequía, sin un título que llevarse a la boca. Sufría, en este sentido, los estragos del relevo generacional, del final de una época, de aquel equipo de los 50, y el crecimiento serie de valores, entre los que estaban Argoitia, Iribar, Larrauri, Rojo...

Había perdido dos finales de manera consecutiva, ante el Zaragoza de los magníficos, y el Valencia de Claramunt y Mundo. Por eso, la final de 1969 se presentó en Bilbao como una manera de regresar a lo alto del podio. De hecho, hubo un desembarco rojiblanco en la villa. Viajes en avión por 2.500 pesetas, con entrada incluída, también en tren e incluso en autobús.

No fue un buen encuentro, ni mucho menos. El Elche, de hecho, dominó. Los hinchas bilbaínos no las tenían todas consigo. Hasta que en el minuto 82 surgió Clemente. Encontró a Arieta, y copió lo hecho por su hermano Eneko en 1958. Otro título al bolsillo, el 22 de Copa. Mañana recibirán un homenaje.