«Este Huesca no tiene nada que ver con el de la Copa»

Mikel San José salió en la segunda parte. /El Correo
Mikel San José salió en la segunda parte. / El Correo

San José advierte del peligro de un equipo renovado en su ánimo tras dos triunfos seguidos y que se «juega su futuro en Primera»

Robert Basic
ROBERT BASIC

Mikel San José observa la clasificación con desconfianza. En una Liga tan apretada, con muchísmos equipos metidos en un pañuelo, concede poca importancia a la condición de colista del Huesca. «Ganar no es fácil. A nadie». El navarro entiende que el paso por El Alcoraz es una buena oportunidad de cazar un triunfo balsámico y de poner tierra de por medio con los bajos fondos de la tabla, aunque sabe que la misión entraña bastantes dificultades porque enfrente estará un rival con la moral por las nubes tras las últimas dos victorias ligueras y tres jornadas sin perder. «Este Huesca no tiene nada que ver con el de la Copa», ha advertido este viernes en Lezama, donde el Athletic se ha entrenado a puerta cerrada con el objetivo de pulir su fútbol de cara al choque del lunes. «Ahora tienen un sistema diferente, una forma de jugar diferente, futbolistas nuevos, confianza... Están en su mejor momento de la temporada y se juegan su futuro en Primera», ha argumentado el navarro, sabedor de que el doble 4-0 endosado a los oscenses en el torneo del k.o. solo es un bonito recuerdo que no debe alterar la percepción del contrario que mirarán a los ojos dentro de apenas tres días.

El mediocentro, que salvo sorpresa se emparejará con Beñat en la sala de máquinas debido a la sanción de Dani García, pide pisar con seguridad el terreno que toca reconocer y no adelantar los acontecimientos. El equipo está todavía en la zona peligrosa, a solo cuatro puntos de la franja liguera teñida en rojo, pero una victoria le daría alas y también impulso para mirar hacia arriba. «La situación en la que estamos no es la que queremos. Sumar de tres en tres en una Liga tan igualada te permite dar importantes pasos adelante», ha reflejado el navarro, quien sin embargo aconseja afrontar el futuro con valentía y ser consciente de la realidad. «Hay que ir a Huesca e intentar traer un triunfo. Ganar te impulsa, pero sin perder nunca la perspectiva de que venimos de donde venimos y de que estamos donde estamos. Debemos seguir apretando y sufrir en el campo», ha subrayado el de Villaba.

Tres centrales

Cuando se le pregunta por si cabría etiquetar el encuentro del lunes como una trampa, San José lo rechaza de plano porque sabe con lo que se encontrará en El Alcoraz. Los oscenses han modificado su dibujo defensivo y ahora salen con tres centrales, al igual que Girona, Betis y Sevilla, conjuntos a los que ya se ha enfrentado el Athletic y con bastante éxito. Eso sí, el navarro indica que la comparación estaría fuera de lugar, un error. «Es el mismo sistema, pero ellos –el Huesca– han cambiado mucho. Los tres equipos anteriores manejan el balón, avanzan mediante la posesión, pero estos son totalmente diferentes. Se juntan más en defensa y buscan más la contra. Cuando tienen el balón no toman riesgos y optan por un fútbol directo. Gallego, su nuevo delantero, les da mucho en este sentido y les funciona».

Al igual que sus compañeros, San José ha constatado las enormes diferencias de estilo entre lo que proponía Eduardo Berizzo y lo que quiere hacer Gaizka Garitano. «Eso se vio desde el primer partido de Copa en Huesca. Se vio que íbamos a ser un equipo ordenado, que no pierde el sitio, justo lo contrario a lo que veníamos haciendo. Son modelos muy distintos. Ahora tomamos pocos riesgos, cuando tenemos que jugar en largo lo hacemos sin ningún problema y si hay que juntarse, nos juntamos». El navarro ha insistido en que se trata de dos ideas opuestas pero respetables y ha recordado que con Marcelo Bielsa también hubo desorden «en ciertos aspectos y no nos fue mal». En el plano personal, ha recordado que empezó en la grada, que luego dispuso de minutos y que con el deriotarra ha participado en «todos los partidos. Estoy contento. Lo que aporto es bueno, aunque sé que puedo dar más».