Ibai responde a las críticas: «No voy a cambiar»

Ibai, defendido por Cheryshev en el encuentro del domingo frente al Valencia./EFE
Ibai, defendido por Cheryshev en el encuentro del domingo frente al Valencia. / EFE

El futbolista del Athletic se defiende de los reproches surgidos en las redes sociales y asegura que «hace cuatro o cinco años» esos comentarios le hubieran dolido más

Juanma Mallo
JUANMA MALLOBilbao

Ibai Gómez (Bilbao, 29 años) tomó una decisión hace dos meses: volver al Athletic, a su casa, al equipo del que salió en 2016 después de sufrir, de que mentalmente todo lo que le rodeaba le provocara una depresión. Era una reválida. Con un amplio espíritu de superación, con un afán mayúsculo de mejorar cada día, el atacante de Santutxu regresó a San Mamés a mitad de temporada, con todo lo que eso conlleva: adaptarse a un nuevo equipo, además con un técnico, Gaizka Garitano, que estaba en el camino de construir un bloque y al que poco le gustan los cambios. Han pasado casi 60 días, y Ibai, de momento, continúa en esa fase de acoplación, sin ofrecer el extraordinario rendimiento que había regalado al Alavés. Y debido a que no se han cumplido las expectativas, las críticas, muchas rebasando los límites, han surgido en las redes sociales. Aficionados, muchos amparados en el anonimato, que han cargado contra un futbolista que, es cierto, no ha estado acertado sobre el césped, como se pudo comprobar el domingo en Mestalla. Él, sin embargo, mantiene la calma. Apostó todo por volver a pisar San Mamés como local y, por supuesto, no se arrepiente. «Estoy muy tranquilo. Estoy muy orgulloso de cómo trabajo, de lo que estoy haciendo y muy contento de dónde estoy. Estoy agradecido a la gente que me apoya, me aconseja y me critica constructivamente», afirma el vizcaíno, que también ha contestado a esas personas.

En una entrevista en Radio Euskadi, Ibai no ha regateado las cuestiones acerca de esta reacción de las redes sociales, donde incluso le afean que suba fotos con su familia, de platos de cocina que elabora, y otras muchos asuntos que pertenecen a la vida de un profesional hasta el extremo que quiere compartir su día con los seguidores, sentirse cercano, lejos de la burbuja. «No me han dolido las críticas que he recibido porque creo que en lo que más he evolucionado es en eso, si llega a ser hace cuatro o cinco años me hubieran dolido mucho más», reconoce un futbolista que se sabe un objetivo sencillo de estos asuntos. «Lo pongo muy fácil para que me puedan criticar porque saben que lo leo. A mí me critican en redes sociales pero me gusta hablar con la gente, ser cercano, opinar y recibir críticas constructivas», explica, y lanza un alegato. «No voy a cambiar. Solo faltaba que porque me salgan mejor o peor las cosas no pueda subir un postre que haga en casa. Antes que futbolista soy persona, opino y subo a las redes lo que quiero en cada momento», resalta un hombre que sabía al lugar al que venía y con que caché llegaba.

«No me conformo con lo que estoy jugando»

Porque el fichaje de Ibai, gracias a su sobresaliente rendimiento en el Alavés, donde era uno de los líderes del grupo, generó una oleada de ilusión en Bilbao. No obstante, aún está encontrando su sitio en el Athletic de Garitano, que apuesta por no tocar lo que funciona. «Los críticas -destaca- vienen a raíz de lo que tú generas. Si generas expectativas bajas, las críticas con menores y al revés. Hay que asumirlo», expone un futbolista que era consciente de la enorme competencia que tenía. «Cuando vine sabía que venía a un equipo donde estaban Susaeta, De Marcos, Córdoba, Muniain, Williams, Raúl García... Son jugadores de primerísimo nivel. Quien puede pensar que venía a jugar los 90 minutos todos los partidos...», reflexiona un Ibai que quiere más, como es normal. «No me conformo con lo que estoy jugando. Venía a aportar y ésa es mi mentalidad. Estoy en mi equipo, en mi casa, trabajando al 200%, y con la conciencia muy tranquila».

Si se miran los datos, Ibai solo ha disputado tres encuentros de la Liga como titular desde que llegó. Y tan solo uno completo: la derrota en Anoeta, un duelo que le dejó señalado a él, y también a Iñigo Córdoba. Hasta el encuentro de Mestalla. Un mes después regresó al 'once'. Sin fortuna. Pero él tomó una decisión hace poco menos de 60 días y, por encima de las críticas, de los reproches, tiene claro su objetivo: triunfar en su casa, en el Athletic.

«Seguir con la mentalidad de vernos necesitados puede ser bueno»

Ibai Gómez también habla de la situación del equipo. Considera que no fue «un paso atrás» la derrota en Valencia. Y expone cómo debe afrontar el Athletic cada encuentro. «Seguir con la mentalidad de vernos necesitados puede ser bueno. No tenemos por qué cambiar», explica en Radio Euskadi, que señala que los bilbaínos pecan de precipitación cuando el oponente se adelanta. «Cuando el rival se pone por delante debemos tener más calma. Los partidos son largos, hay tiempo y no debemos abrirnos demasiado», comenta el futbolista de Santutxu, que ya mira al duelo del Espanyol. «El objetivo es ganar el viernes (21 horas, en San Mamés). A partir de ahí, a ver dónde somos capaces de llegar».