El día que Muniain se fue al Bernabéu disfrazado de ultra del River en medio de una crisis en el Athletic

El capitán rojiblanco fue retenido previamente en un control rutinario de la Policía Nacional

A.M.

El 9 de diciembre de 2018, el mundo del fútbol se paró por completo para disfrutar de la final de la copa Libertadores entre River y Boca. El superclásico argentino decidiría el campeón de América y se disputaría en Madrid, en el Santiago Bernabéu. A poco más de 300 kilómetros de allí, el capitán del Athletic, Iker Muniain, decidió embarcarse en una aventura que desveló anoche en el programa de Dani Martínez en Movistar Plus.

Muniain, tal y cómo cuenta en el programa, se disfrazó de 'barra brava' -ultra- del River, cogió el coche y se plantó en el Bernabéu. Antes, tuvo que dar explicaciones a un agente de la Policía Nacional en uno de los controles de acceso al perímetro del estadio. «Me cacheó y pensé que me había reconocido. (...) Se quedó mirándome», desvela.

El capitán rojiblanco cuenta entre risas cómo arriesgo con aquel viaje. «Se daba la circunstancia de que jugaba al día siguiente con el Athletic. La situación era horrible... habían echado al entrenador, estábamos en descenso... pero era un Boca-River y tenía que estar. Yo sabía que no iba a ser titular así que me la jugué un poco».

Dani Martínez no podía contener la risa. Muniain estaba en su salsa, se levantó del sofá y comenzó a narrar la aventura con entusiasmo. «No puedo ir con la cara descubierta porque mañana tengo partido y voy a salir en todos lados. Una peluca, unas gafas, una gorra, un 'buff'... y fuimos para allí», cuenta a carcajadas la descripción su disfraz.

Muniain viajó con un amigo aquella noche y al día siguiente el Athletic jugaba una final en San Mamés contra el Girona. El rojiblanco salió en el minuto 82 y provocó el penalti que anotó Aduriz para dar el triunfo al equipo rojiblanco.