Iker Muniain debuta con La Roja en un partido oficial

Muniain jugó 35 minutos/SEFUTBOL
Muniain jugó 35 minutos / SEFUTBOL

El navarro vuelve a jugar con España siete años después mientras Íñigo Martínez y Kodro se quedaron sin minutos

Javier Ortiz de Lazcano
JAVIER ORTIZ DE LAZCANO

Iker Muniain regresó a la selección española con una naturalidad asombrosa, como quien llevaba sólo un par de meses fuera. En el entrenamiento previo de La Valeta se retó a tirar faltas con Sergio Ramos y celebraron sus goles con un 'tiki-tiki miau-miau' a lo Ylenia de Gran Hermano VIP, un vídeo que se ha hecho viral y en que se comportan como amigos de toda la vida. Sin embargo, han pasado 7 años y 26 días desde su único partido con La Roja, un amistoso ante Venezuela en febrero de 2012 con Vicente Del Bosque como seleccionador y resuelto con un contundente 5-0. Aquel día entró en el minuto 75 en lugar de Cesc. Sólo otros tres jugadores, Calleja (7 años y 337 días), Polo (7 y 180) y Pedro Regueiro (7 y 123) tardaron más que él en volver.

El duelo era, por tanto, un segundo debut para el rojiblanco. «Muniain tiene magia en las piernas», le elogió Luis Enrique al citarlo. El navarro sólo dispuso ayer de 35 minutos, los únicos que le han dado en los dos partidos de España. Los aprovechó. Saltó al campo en lugar de Bernat, fue colocado como extremo izquierdo -el puesto que menos le agrada- y fue fiel a sí mismo. No se escondió, reclamó el balón, tuvo protagonismo y mostró ganas de marcar.

En el monólogo español, apareció mucho por el área con la esperanza de cazar una pelota que le permitiera estrenarse como goleador. No tuvo suerte. Los únicos tantos fueron de Morata.

Vuelo privado

El regreso a la selección es la recompensa que recibe Muniain recuperar su mejor nivel tras dejar atrás dos operaciones de rodilla en 2014-14 y en 2017-18. «Las lesiones han marcado mi trayectoria. La primera llegó cuando estaba arriba y la segunda cuando volvía. No me vine abajo», dijo antes de ir. Su familia disfrutó del retorno. Contrataron un vuelo privado para presenciar el choque.

Muniain fue el único del trío de internacionales rojiblancos que tuvo minutos anoche. Íñigo Martínez se quedó en el banquillo. El central cayó del once para dejar sitio al españolista Mario Hermoso, a quien pretende el Benfica. Dura competencia para el ondarrutarra.

En Zenica, Kenan Kodro también regresa de vacío tras el Bosnia, 2-Grecia, 0. En el triunfo por 2-0 a Armenia tampoco participó. El último de los jugadores del Athletic citado por las selecciones, el rumano Ganea, ha sido baja por una inoportuna lesión de rodilla.