Ilustres ausentes que parten de cero

En Lezama. Beñat y Mikel Rico aguardan instrucciones en uno de los entrenamientos de la pretemporada./Juan Echeverría
En Lezama. Beñat y Mikel Rico aguardan instrucciones en uno de los entrenamientos de la pretemporada. / Juan Echeverría

La primera lista de Berizzo señala a futbolistas como San José, Balenziaga y Beñat, gente que suma casi 800 partidos

Robert Basic
ROBERT BASIC

El Athletic sufrió un mundo para llevarse la victoria ante el Leganés en el tiempo de descuento y lo hizo, entre otras cosas, con la participación de seis hombres que el año pasado estaban en otros equipos o en las categorías inferiores del club rojiblanco. Todos ellos, en mayor o menor medida, ayudaron a alumbrar un triunfo tranquilizador porque juego hubo poco y quedó claro que Eduardo Berizzo tiene mucho trabajo por delante si aspira a construir un bloque atractivo y clarividente que no se cansaba de anticipar en todas sus intervenciones previas. Estos hombres nuevos configuraron una convocatoria sorprendente y no exenta de polémica, marcada por la purga de Álex Remiro y la mano dura extendida por el club en forma castigo por no renovar su contrato. Más allá de este hecho institucional, admitido y asumido por el propio técnico, hubo otras ausencias significativas que invitan a pensar en el futuro y el papel que desempeñarán a partir de ahora una serie de hombres que hasta hace nada componían la columna vertebral de un bloque en pleno proceso de regeneración.

El técnico argentino ha decidido quedarse con 28 hombres en la primera plantilla y asumir la gestión de un vestuario superpoblado en una temporada sin Europa. Esto se traduce en el descarte obligatorio de 10 hombres todos los fines de semana y la medición de los minutos concedidos con la precisión de un relojero suizo. Ahora bien, pocos se imaginaban que en su lista contra el Leganés iba a dejar fuera a bastantes hombres con nombre y cartel, como San José, Balenziaga y Beñat, entre otros, no hace tanto piezas fundamentales de un engranaje que ahora mueven otros mecanismos. También se quedaron en la grada Iñigo Lekue –renovado recientemente hasta 2023–, Mikel Rico –extendió su contrato en febrero hasta 2019–, Sabin Merino y Cristian Ganea, internacional rumano y uno de los cuatro fichajes rojiblancos puestos a disposición del 'Toto'. Todos ellos llamaron la atención por su ausencia en el primer partido oficial y algunos ven peligrar su estatus y galones, que empiezan a descolorar.

Los casos más paradigmáticos de los tiempos que corren y traen aires nuevos son los de San José, Beñat y Balenziaga. Los dos primeros, internacionales absolutos y con contrato hasta 2020, se cayeron a primeras de cambio y perdieron altura en la agenda del preparador argentino.

También Balenziaga, hasta ahora dueño y señor del lateral izquierdo, la «joya de la corona» de la que hablaba Ernesto Valverde, que con la llegada de Yuri tiene muy complicado añadir más partidos a su casillero. Evidentemente, esto no ha hecho más que empezar y el fútbol da muchas vueltas en forma de oportunidades aprovechadas y desprovechadas, lesiones y decisiones 'técnicas', pero no deja de ser significativo que estos tres hombres ni siquiera pudieron sentarse en el banquillo a la espera de sumar algún minuto y convencer. Otro ciclo está en marcha y habrá que ver qué papel les otorgará el 'Toto' a cada uno en esta edición liguera.

Beñat es uno de los centrocampistas distintos que tiene el Athletic. Su perfil es diferente al de San José, Dani García o Mikel Rico y cuando está bien el equipo lo agradece y está cómodo bajo su mando. Pero para que juegue necesita ofrecer su mejor versión, la que le llevó a la selección y de vuelta a Bilbao, de lo contrario verá reducida drásticamente su cuota de protagonismo. El primer mensaje lanzado por Berizzo en forma de convocatoria confirma que el de Igorre –y muchos de sus compañeros– deberá elevar sus prestaciones de forma considerable si aspira a ser importante en los planes de su entrenador. Si no lo hace su presencia será testimonial y dispondrá de minutos contados.

Algo similar –aunque en menor medida– ocurre con San José, uno de los futbolistas con bastante peso específico en el vestuario y que con el fichaje de Dani García ha visto reducido su espacio vital. Con 348 partidos como rojiblanco y unas cuantas internacionalidades absolutas, presencia en la Eurocopa de Francia incluida, el navarro fue uno de los primeros descartes de su técnico que ya durante la pretemporada le dio poco protagonismo. En cuanto a Balenziaga, indiscutible durante un lustro –el año pasado las lesiones le mermaron–, acaba contrato el año que viene y la competencia que tiene ahora no se parece en nada a lo que había en cursos anteriores.

Posibles salidas

Estos tres hombres quedaron cortados en el primer compromiso oficial de la temporada y lo mismo les pasó a Lekue (llevaba 58 convocatorias ininterrumpidas), Rico y Sabin –Núñez e Iturraspe estaban en el banquillo y no tuvieron ni un minuto–. En su comparecencia del pasado miércoles, el presidente Josu Urrutia subrayó que el mercado está abierto hasta el 31 de agosto y «siempre que hay plazo no nos vamos a limitar nosotros». Hablaba en clave de posibles fichajes, difíciles de concretar, pero tampoco hay que descartar que alguno de los ausentes ante el Leganés busque una salida o se le invite a salir. En modo cesión o vía acuerdo de rescisión de contrato, siempre pendientes de Berizzo y de sus intenciones, o mensajes.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos