Preocupación por la lesión de Dani García, pieza clave para Garitano

Dani García abandonó lesionado Montilivi, donde tuvo que ser cambiado por San José. /manu cecilio
Dani García abandonó lesionado Montilivi, donde tuvo que ser cambiado por San José. / manu cecilio

El mediocentro es una pieza básica en el equipo y un hombre sagrado para Gaizka Garitano, quien reza ahora para que su lesión muscular sea lo más leve posible

Robert Basic
ROBERT BASIC

Dani García es sagrado para Gaizka Garitano. Si hay alguien insustituible para el técnico deriotarra ese es el mediocentro guipuzcoano, al que conoce a la perfección y con quien comenzó una hermosa aventura en común en el Eibar y ahora lo hace en el Athletic. «Es mi entrenador, pero tengo una amistad con él de muchos años. Me hizo futbolista. Me dio confianza en un momento clave para mí, con 22 años, y me ha hecho llegar donde estoy», explicó el jugador en una reciente entrevista con este periódico. Es una pieza básica en el engranaje rojiblanco y un hombre fundamental en el centro del campo, donde habitualmente se asocia con Beñat y Mikel San José. Ellos rotan, él no. Él solo se ausenta por sanción o lesión, como la que ahora le tiene en vilo y le convierte en duda para los compromisos del miércoles contra el Levante y del domingo frente al Getafe. Nada grave, un problema leve en los isquios, aunque suficiente como para pensar que podría faltar esta semana. Hoy se someterá a pruebas complementarias y los médicos valorarán su disponibilidad.

Garitano reza para que Dani García esté fuera lo menos posible. Sabe que le tendrá en poco tiempo, pero quiere recuperarle cuanto antes. Es la figura que equilibra su fútbol y destruye el juego enemigo, siempre atento a las coberturas y los cortes. Una de las primeras medidas que tomó el deriotarra cuando le confiaron las riendas de un Athletic a la deriva fue recuperar al de Zumarraga. Eduardo Berizzo había prescindido de sus servicios en las últimas jornadas y probó con diferentes soluciones sin encontrar ninguna. Le dejó fuera de la convocatoria ante el Villarreal y en el banquillo contra Getafe y Levante, encuentro este último que supuso la defunción de un proyecto y la resurrección rojiblanca bajo el mando de Garitano.

Dani García llegó sin coste alguno del Eibar y empezó la temporada como titular. El comienzo del guipuzcoano fue magnífico, pero al igual que el equipo empezó a sentir el peso de una Liga que nació torcida y que el 'Toto' fue incapaz de enderezar. Acabó perdiendo el puesto en el once con el argentino, quien probó con fórmulas Beñat-Iturraspe y Beñat- San José, además de aquella con el Valencia en la que introdujo una variante novedosa y ultradefensiva compuesta por el propio Dani García, San José y Mikel Rico. El caso es que dejó de contar con el de Zumarraga en sus últimos encuentros como entrenador del Athletic y, en cuanto salió, el mediocentro regresó a la titularidad de la mano de un hombre que le quiere siempre en el campo. Solo le dio un respiro en la eliminatoria copera ante el Sevilla.

Segundo mejor recuperador

Dani García ha jugado 24 partidos de Liga y todos como titular para un total de 2.077 minutos, marca que le convierte en el cuarto futbolista con más horas de vuelo de la plantilla después de Yuri (2.340), Williams (2.270) e Iñigo (2.183). Su peso específico en el 'verde' es indiscutible, donde también es el rojiblanco más tarjeteado con 11 amarillas, las mismas que el central de Ondarroa. Para Garitano es un seguro de vida y alguien que da sentido a su modelo, fundamentado en orden defensivo, solidaridad en las labores de contención, intensidad, ritmo alto y rápidas transiciones con las que hacer daño al rival. El centrocampista no se prodiga en las aventuras ofensivas ni se incorpora al remate desde la segunda línea. Mantiene su sitio, se preocupa de amortiguar los ataques rivales y de robar balones. De hecho, es el segundo jugador con más recuperaciones del equipo (160) solo por detrás de Yuri Berchiche (186).

Garitano le activó nada más asumir el cargo y solo le ha faltado una vez en las 15 jornadas que lleva al frente del Athletic. Fue en Huesca y por causas de fuerza mayor: sanción por acumulación de tarjetas. El resto fueron titularidades y confianza absoluta del entrenador. En el partido de Girona sintió que algo iba mal y tuvo que ser relevado por San José. Los servicios médicos del club informaron de que «presenta signos y sintomatología compatibles con una lesión en musculatura isquiosural de su pierna izquierda de bajo grado o leve». También avanzaron que volverán a explorarle hoy para medir su evolución. Ahora es duda y podría perderse Levante y Getafe. Él hará lo imposible para recuperar, pero sin correr riesgos.