Iñaki Williams pelea un balón con el defensor brasileño Gleison Bremer. / aFP

Iñaki Williams debuta y reactiva a Ghana

El rojiblanco salió en la segunda parte y sus cabalgadas por la banda derecha fueron el único peligro de los africanos, que cayeron ante Brasil

IVÁN ORIO

Iñaki Williams debutó este viernes con Ghana en el amistoso contra la todopoderosa Brasil disputado en Le Havre, en Normandía. El futbolista del Athletic, con el dorsal número 19 en su camiseta roja, salió tras el descanso bajo una intensa lluvia y reactivó en el inicio de la segunda parte a la selección africana con tres galopadas por la banda derecha que llevaron casi el único peligro al área rival. El partido ya se había resuelto en la primera mitad con tres dianas de los sudamericanos, una de Marquinhos y dos de Richarlison, pero el jugador rojiblanco saltó al campo como si el marcador no existiera, aportó verticalidad y profundidad y sólo empezó a apagarse cuando su técnico le reubicó hasta convertirle en delantero centro. Desde ese momento su protagonismo decreció, más allá de pugnar sin cesar con los centrales sin opción alguna de intimidarles.

No lo tuvo fácil el mayor de los Williams en su estreno con los 'Black Stars' porque empezó desde el banquillo y porque lo que vio desde él en los 45 minutos iniciales resultó descorazonador. Las costuras de Ghana se descosían en todos los rincones del terreno de juego y los brasileños movían el balón a placer y con una velocidad extraordinaria. Las ocasiones de la 'canarinha' se sucedían y que llegaran los goles era sólo cuestión de tiempo. Fueron tres pero pudieron ser más porque Neymar y compañía atesoran calidad a raudales, potenciada además por una imponente fortaleza defensiva y una gran superioridad a balón parado.

A pesar de este escenario desolador el bilbaíno entendió que el test en suelo galo era importante para amoldarse con la mayor rapidez posible al sistema de Ghana y para convencer al seleccionador que su presencia en el Mundial de Catar en invierno puede ser importante para que el equipo progrese. En cuanto la pelota echó a rodar, Williams convirtió el costado derecho en su hábitat natural. Y desde allí surgieron los únicos chispazos de los africanos en su intento de derribar el muro brasileño. Tres internadas del rojiblanco obligaron a sus rivales a tensar de nuevo el pulso y elevar el nivel de concentración en un duelo que ya estaba sentenciado. Nada de acomodarse.

En el último carrusel de cambios, el futbolista del Athletic cayó al centro y su aportación desde esa zona fue más intermitente. El martes tendrá una nueva oportunidad, esta vez frente a Nicaragua en Lorca. Ya es uno más en Ghana.