Iñaki Williams: «Tengo entre 5 y 10 millones de euros»

Iñaki Williams, durante su entrevista en 'La Resistencia'. /MOVISTAR
Iñaki Williams, durante su entrevista en 'La Resistencia'. / MOVISTAR

El delantero del Athletic declara que mantiene relaciones sexuales cuatro veces a la semana en su visita al plató de 'La Resistencia'

Silvia Cantera
SILVIA CANTERA

«Yo voy de cara, soy de Bilbao: tengo entre 5 y 10 millones de euros y follo cuatro veces por semana». Iñaki Williams acudió este lunes al plató de La Resistencia sin ninguna intención de morderse la lengua. Por ello, prefirió empezar por el final para así quedarse «más tranquilo». El presentador del late night, David Broncano, cierra siempre sus entrevistas preguntando a sus invitados cuánto dinero tienen y cuánto sexo han practicado en el último mes. Pero el delantero del Athletic optó por la vía rápida e hizo esa afirmación nada más sentarse en el sofá.

Noticias relacionadas

El jugador rojiblanco, muy relajado y con unas deportivas que no pasaron desapercibidas, contó muchas curiosidades. En el vestuario sus compañeros le llaman 'Pañaki' por ser «un calzonazos, un pañal», que está «todo el día con la parienta». De hecho, aseguró que nada más despertarse le manda siempre a su novia un mensaje de buenos días. A su madre, no. «Es muy pesada. A veces me manda audios de ocho minutos y los suelo dejar a la mitad. Prefiero llamarla directamente», dijo entre risas tras aclarar que «es una jefa». De hecho, contó su historia y la de su padre, que abandonaron Ghana para encontrar un futuro mejor en Bilbao. Para eso tuvieron que cruzar el desierto y saltar la valla de Melilla. «¿Era más pequeña que la de ahora?», preguntó impresionado Broncano. «Sí, porque para que la salte mi madre...», bromeó el futbolista que también explicó que se llama Iñaki por su padrino, «un gran hombre» que les ayudó a llegar a la capital vizcaína.

Williams tuvo tiempo de hablar de sus compañeros. Aseguró que Mikel Rico, que estaba entre el público, tenía mucha más fuerza que él y que el otro día en el campo Yeray le pidió a Garitano que lo cambiara. «Le dijo al míster 'cámbialo, cámbialo' porque estaba reventado y no corría hacia atrás». «Y me cambió», comentó sin poder reprimir la carcajada. También se rio al ver de nuevo el gol que marcó este domingo ante el Celta, tras un clamoroso fallo del portero. Y confesó que uno de sus mayores errores en un terreno de juego fue fallar un remate de cabeza ante el Formentera en una eliminatoria que les apeó de la lucha por la Copa del Rey.

Pero sin duda uno de sus goles más especiales fue el primero, el que marcó ante el Torino. «No me esperaba ni jugar. Cuando marqué fui corriendo hacia la zona de los fotógrafos y gritaba 'he metido gol, he metido gol'».

Broncano le recordó a Williams que en 2015 batió el récord de velocidad en la Liga y el delantero apuntó que Piqué, Semedo y Jordi Alba eran tres de los jugadores más rápidos a los que se había enfrentado. «Todos del Barça. Pues el otro día en Liverpool, en el córner, no batieron marcas de velocidad», bromeó el cómico jienense. «Es complicado hacer una cagada como esa», apostilló el futbolista, que cree que en la última jornada contra el Sevilla el Athletic vivirá un partido «caliente».

Fan del Fortnite

Durante la entrevista, el futbolista contó algunas de sus rutinas, como que todos los días se levanta a las nueve menos cuarto. La hora de acostarse no la tiene tan marcada porque «depende de lo que se alarguen las noches del Fortnite». El delantero bilbaíno es aficionado a este videojuego, aunque no se le da del todo bien: «Soy flojito. Caigo y me matan. No hay manera». Y claro, toda esa frustración, se nota. «Pego unos gritos en casa... que la vecina tiene que flipar».

David Broncano hace sus entrevistas desde una mesa llena de tazas. Este lunes añadió otra más a su colección: una jarra XXL del Athletic. Además, el futbolista le regaló una camiseta suya. Ambos obsequios estaban dentro de una bolsa del club. «¿Denda significa tienda?», preguntó el presentador mientras leía la inscripción. «Sí, que soy negro pero sé euskera», se apresuró a decir.

Por cierto, Williams desobedeció a su madre en cuanto puso un pie en el plató de La Resistencia. «Antes de venir me ha pedido que no dijera cuánto dinero tengo».