Iñaki Williams quiere seguir con la racha

A pesar de torcerse el tobillo contra el Cádiz y de ser sustituido, tanto el delantero como el club no descartan que pueda llegar al Espanyol

CARLOS NIETO GARCÍA

La inmaculada racha de 236 partidos seguidos en Liga de Iñaki Williams está entre signos de interrogación después de que el delantero se retirase lesionado ante el Cádiz, pero no hay que dar por hecho que su impresionante serie de encuentros se cortará ante el Espanyol. El rojiblanco cayó lesionado en el minuto 53 en un duelo con Arzamendia. El aparatoso vendaje con hielo que le fue aplicado por los servicios médicos del club hizo saltar las alarmas ante el estado físico del autor del primer gol de los leones en la exhibición del Athletic en el Nuevo Mirandilla. El parte médico emitido este martes constató que el bilbaíno sufre un «esguince en el ligamento lateral externo de su tobillo derecho» y deja pendiente de evolución al atacante, quien de todos modos apurará para llegar al choque ante los 'pericos'.

No deja de ser noticia que el mayor de los hermanos esté lesionado. A sus 28 años, casi ocho después de su debut en la élite, sus dolencias físicas se contaban, hasta ahora, con los dedos de una mano. La primera vez que el bilbaíno se vio obligado a ausentarse del 'verde' fue durante la gira veraniega en Estados Unidos de la pretemporada de 2015, en la segunda etapa de Valverde. El 18 de julio, en un amistoso ante el Xolos de Tijuana mexicano, el por entonces internacional español sub'21 sufrió una lesión muscular en el isquiosural derecho de grado II, un infortunio que le obligó a perderse la Supercopa conquistada ante el Barcelona antes de reaparecer y recaer en la última ronda previa de la Europa League ante el Zilina. En el partido de ida, disputado el 20 de agosto en Eslovaquia, solo estuvo ocho minutos sobre el césped, entre el 74 y el 82. Consciente de la gravedad de su lesión, no forzó su vuelta y se ausentó de las cinco primeras jornadas de Liga. Regresó a los 40 días.

Era el inicio de la temporada más tormentosa para el próximo internacional ghanés. El 21 de febrero de 2016, en el derbi en el que el Athletic cayó en La Catedral ante la Real Sociedad (0-1) sufrió una torcedura en su tobillo -esta vez izquierdo- de grado II. Ahora no se precisa el alcance. Estuvo un mes alejado de sus compañeros y cinco partidos sin participar. No sería la última vez que Williams vería la peor cara del deporte. Tan solo un par de semanas después, el 10 de abril y tras anotar el gol de la victoria ante el Rayo Vallecano en San Mamés, fue una sobrecarga en el punto posterior del muslo izquierdo la que le dejó sin vestirse de corto apenas un partido. Después comenzaría el idilio del rojiblanco con el campeonato local. Indestructible.

Seis años sin lesiones

El canterano reapareció el 20 de abril de 2016 ante el Atlético. Frente al conjunto madrileño disputó el primero de los 236 partidos que su contador refleja de manera ininterrumpida. Desde entonces, hace seis años y medio, ni un problema físico, a excepción de una dolencia en el muslo derecho que sufrió en la última jornada de la campaña 2020-2021 y que no le impidió empezar la siguiente. El 13 de enero de 2019 celebró 100 partidos seguidos con un doblete al Sevilla. Los 200 los festejó con un empate ante los 'colchoneros'.

La cifra inolvidable, no por redonda sino por histórica, fueron los 203 que alcanzó en la victoria por 1-0 en el derbi ante el Alavés el 1 de octubre de 2021. Superó entonces al histórico jugador txuriurdin Juanan Larrañaga, que dejó el contador en 202 entre 1986 y 1992. Después de aquellas cinco últimas jornadas del curso 2015-2016, Williams completó sin ausencia alguna los 38 encuentros de las seis temporadas siguientes. Unidos a los tres primeros compromisos del presente campeonato suman 236, una cifra que espera seguir aumentando. De ahí que apurará para intentar estar frente al Espanyol.