Nico Williams refleja la impotencia del Athletic. / JORDI ALEMANY

Athletic 0-2 Celta

«Indiferencia, apatía y desgana»

OSKAR TABUENKA Y CRISTINA PINTOR

Oskar Tabuenka: «Mal momento para ofrecer la peor versión»

Mal momento eligió el equipo de Marcelino para ofrecer su peor versión. El Athletic recibía al Celta con el objetivo de ganar para seguir optando a estar en Europa la próxima temporada pero los rojiblancos no tuvieron su tarde. El partido comenzó con un ritmo alto por parte de los dos equipos realizando transiciones rápidas y verticales.

Fue el Celta el que tras una acción por banda derecha lograba adelantarse en el marcador por medio de un Aspas que remataba con calidad y precisión colándose entre los dos centrales. El Athletic intentó reaccionar y, además de un tiro de Berenguer, tuvo un par de opciones en las botas de Sancet. Sin embargo, fue el Celta el que volvió a golpear con un tiro lejano por medio de Fran Beltran. El partido se ponía muy cuesta arriba.

Marcelino reaccionó en el descanso y cambió todo el ataque, pero la reacción buscada nunca llegó y el Athletic siguió plano, sin ideas, incapaz de generar situaciones de peligro y poner en aprietos la meta rival. Derrota que nos aleja de Europa.

Cristina Pintor: «Peor imposible»

Los últimos partidos de la temporada son los que definen el éxito o no de la misma. Según esta teoría, estos encuentros son los que más exigencia requieren porque son los que van a marcar los equipos que estarán en Europa y los que se quedarán fuera de competición europea, disfrutando eso sí, de unas relajadas vacaciones. Este Athletic no ha mostrado interés por conseguir una victoria en San Mamés frente al equipo gallego

Hoy ya no hablamos de mala definición, falta de acierto o mala suerte, simplemente podemos calificar lo vivido frente al Celta como indiferencia, apatía y desgana. Antes de comenzar el partido se podía soñar jugando con la ilusión de sumar tres puntos. Como cada día de partido, estas eran las preguntas más formuladas: «¿Y si ganamos?, ¿Nos acercamos a Europa?, ¡Nos ponemos a uno del Villarreal!» En esta ocasión la ilusión se desvanecía, no podemos destacar ni empeño, ni entusiasmo, ni esfuerzo. Desde el inicio del partido el Celta ya avisaba con la primera ocasión clara del encuentro pero es que no necesitaba mucho más, simplemente los leones no han mostrado las garras y los celestes han sabido llevarse la victoria.

Hasta el propio Marcelino veía la situación descontrolada y realizaba tres cambios en el descanso. Sin noticias de los leones en San Mamés. Los rojiblancos no reaccionaban con el primer gol y el segundo se hacía un mundo. Hasta ahora, en los anteriores encuentros, pedíamos más definición en las numerosas ocasiones creadas. Hoy simplemente pedimos actitud. El camino para conseguir algo interesante esta temporada pasa por ganar, ganar y ganar. Con este desinterés, sin agresividad, cero presión y lentitud, la apreciada recompensa europea parece alejarse. Todavía queda tiempo para reaccionar.