Marcelino saluda a Iñigo tras ser sustituido frente al Levante por su lesión el 7 de marzo. / ignacio pérez

La primera final, sin Iñigo Martínez

El Athletic se juega en Villarreal colocarse séptimo sin el central de Ondarroa que ha recaído de su lesión

Juanma Mallo
JUANMA MALLO

El Athletic juega este sábado en el Estadio de la Cerámica la primera de sus ocho finales por Europa y lo hará con la sensible baja de Iñigo Martínez. Los vizcaínos visitan al equipo que les precede en la clasificación, un punto por delante. Se trata de un Villarreal que vive en una nube después de su victoria en la ida de cuartos de final de la Champions ante el Bayern y a tres días de la vuelta en Múnich. Y ante la escuadra groguet, que a priori tirará de rotaciones, no estará uno de los puntales de la alineación de Marcelino García Toral. Es cierto que no es el primer partido que se pierde el internacional, pero supone un jarro de agua fría debido a que todo apuntaba a que ya estaba recuperado de la lesión en la parte posterior del muslo. Sin embargo, en el entrenamiento del jueves sintió un dolor, se llevó la mano a ese lugar, conversó unos instantes con el preparador y se marchó al vestuario. Se ausentará en un duelo esencial, una final para la que vuelven Yeray Álvarez y un Dani García con mejores sensaciones en el pubis pero que, adelantó el asturiano, no será titular.

7 de marzo. Iñigo Martínez pide el cambio frente al Levante. «Es poquita cosa», dijo Marcelino entonces. Un mes más tarde, sin embargo, sigue ausente a pesar de que esta semana había comenzado a trabajar con el grupo. El jueves, dolor. «Parece una lesión extraña. Tampoco se prevé que se pueda agravar y producir una lesión de importancia. Pero persiste la molestia». De esta manera, mejor prevenir antes que lamentar y quizá perder a un «a un jugador muy importante» para lo que resta de curso.

Quedan, en este sentido, ocho encuentros y el Athletic esprintará por Europa. De momento, una victoria esta tarde ante un Villarreal que jugará con su segunda unidad -también solvente- le colocaría séptimo. Pero asumió Marcelino que no será fácil sacar un triunfo de La Cerámica. «Es un partido muy importante y muy difícil», aceptó. Y puso una condición para el éxito: «Lo primero que tenemos que hacer es mirar a nosotros mismos y buscar soluciones para la mejora», aportó. Y señaló a la retaguardia: «Tenemos que defender muy bien, bastante mejor que en las últimos partidos fuera».

De hecho, el Athletic lleva tres derrotas consecutivas en la Liga a domicilio (Mallorca, Barcelona y Betis). Y no puede permitirse ninguna más si quiere optar al Viejo Continente, de momento a una Conference elogiada ayer por Marcelino. «Es una expansión tanto para el club como para los jugadores, y una forma de exponer la marca Athletic por Europa. Y la oportunidad de ganar un título».