Rojo e Iribar, en Papendal (Países Bajos), en 2000. / / L. ÁNGEL GÓMEZ

Iribar y Dani recuerdan a Txetxu Rojo, «el Mozart del fútbol»

J. Gómez Peña
J. GÓMEZ PEÑA

A los mitos deportivos los reviven la memoria de sus aficionados y de sus compañeros. José Ángel Iribar y Dani Ruiz Bazán compartieron camiseta y vestuario con Txetxu Rojo, a quien esta tarde (19.00) despide la familia rojiblanca en el funeral que va a tener lugar en la Basílica de Begoña. Iribar y Dani, en vídeos difundidos por el Athletic, recuerdan a Txetxu, a quien el músico Carmelo Bernaola definió como el «Mozart del fútbol». Iribar rescata esa cita y ensalza a Rojo: «Soñaba con defender este escudo cada domingo», Jugaron juntos entre 1965 y 1980. «Era un jugador elegante y muy competitivo, de los mejores».

Para Dani, «Txetxu era un caballero» tanto dentro como fuera del fútbol. Destaca aún más «sus valores humanos que los deportivos». «Los deportivos –agrega– han sido extraordinarios, así que imagina cómo han sido los humanos para poder superar lo que hizo en el campo. Ha sido un fenómeno, un hombre extraordinario, de los que marcan la diferencia en todos los sentidos».

La huella de Rojo en la banda izquierda es imborrable. «Es uno de los grandes ídolos del Athletic, de esos que han formado la familia rojiblanca. Uno de los grandes», subraya Dani, que le debe mucho a Txetxu. «La mitad de mi carrera deportiva salió de su bota izquierda», agradece. Rojo, que falleció el viernes a los 75 años, deja un vacío en el ánimo de sus compañeros. «Era polémico porque desaparecía en algunos encuentros y, de repente, te daba dos goles. Ha sido un fenómeno. De los que marcan las diferencias», continúa Dani.

En otro vídeo, Iribar también recuerda con cariño y admiración a Txetxu. «Mucha gente venía a verle jugar a él, disfrutaban con ello. Txetxu era un jugador muy elegante y hábil, ganador, muy bueno, de los mejores. Era fantástico, excepcional». Es «un referente». El mítico guardameta recalca que Rojo pudo ir a cualquier gran club, pero que eligió jugar siempre en el Athletic.

Tras Piru Gainza y antes que Estanis Argote, Txetxu Rojo contribuyó a convertir la banda izquierda en una seña distintiva del juego del Athletic, como apunta Iribar, que recupera, en estos momentos de tristeza, una anécdota divertida con su compañero y amigo: «Veníamos de Estados Unidos. Volamos de Chicago a Londres y estábamos esperando para coger el vuelo a Bilbao. A Txetxu le dio un apretón y perdió el avión. Nos dimos cuenta cuando ya estábamos en el aire». Iribar y Dani le lanzan a su amigo un largo abrazo, interminable.