Javi Martínez cuenta al detalle lo que sucedió con el salto a la valla de Lezama

El exjugador rojiblanco opina de la actualidad del Athletic en su estreno en Twitch

ALAIN MATEOS

El estreno de Javi Martínez en Twitch sirvió para desvelar uno de los secretos mejor guardados de los últimos años. ¿Qué pasó aquel día de la valla de Lezama? El exjugador rojiblanco, ahora en Catar, lo contó al detalle en su canal de Twitch durante una conversación con sus seguidores en la que se sucedieron temas relacionados con el Athletic, tanto del pasado como del presente.

Pero el asunto que más morbo despertó fue el ocurrido aquella noche de septiembre de 2012 en la factoría rojiblanca. El de Ayegui, acababa de fichar ese verano por el Bayern de Múnich tras desembolsar el club bávaro los 40 millones de euros de su cláusula de rescisión. Su salida resultó un auténtico jarro de agua fría para la familia rojiblanca. «Cuando me fui del Athletic al Bayern tuvo que ser súper rápido porque se acababa el periodo de fichajes y no pude llevarme nada conmigo, que después de seis años obviamente tenía muchas cosas», empieza su relato el navarro.

El futbolista, aprovechando un fin de semana que les dio libre Jupp Heynckes, le pidió permiso a su nuevo entrenador para regresar a Bilbao a despedirse de sus compañeros y recoger sus cosas, «una súper importente». «Llamé al club -no voy a decir quién (no era el presidente), pero no se portó como creo que se debiera haber portado- y le pregunté si podía ir el domingo al entrenamiento para despedirme y a recoger mis cosas. En ese momento estaba todo revuelto y me dijo que no. No lo entendí. Si solo iba a despedirme de mis compañeros y de toda la gente del club, que habían sido mi puta familia en esos seis años... Entonces le dije para ir a la tarde, cuando volviera del pueblo -Ayegui celebraba en aquellos días sus fiestas-. Me dijo que tranquilo, que cuando no hubiera nadie, me pasara», cuenta Javi Martínez.

«Yo volaba el lunes a las 9. Entonces dije: 'voy el día anterior, duermo en Bilbao y así no tengo que madrugar tanto para coger el vuelo'. Eran las 22.15 cuando llegué a Lezama. En ese momento eran lo de las obras de Lezama, que Bielsa cogió del cuello al encargado... No funcionaba el timbre de fuera. Estuve como 10 minutos y no funcionaba. Le llamé al delegado y no me cogió». Es entonces cuando el navarro decide entrar por un acceso sólo conocido por los futbolistas. «Yo sabía que nosotros nos podíamos meter por un sitio en Lezama. Cuando jugábamos la Europa League y acabábamos súper tarde nos pasaba lo mismo, nos quedábamos fuera y teníamos que acceder a las instalaciones para poder dormir en Lezama -algunos pernoctaban allí- y entré por ahí y llamé al timbre de dentro. Me salió un chico de seguridad, uno nuevo. Me dijo 'hombre Javi qué haces aquí' (...).»

¿Pero cuál era el motivo que le había llevado a acudir a Lezama a esas horas? «Le dije que había venido a coger una cosa. Para que sepáis, se habló que quería coger las botas... No. Yo lo que quería recoger era una foto de mi mejor amigo, que se llamaba Cristian y que murió en un accidente de tráfico cuando yo tenía 19 años. Yo tenía una foto grande en el vestuario de él y yo sólo quería coger esa foto, el resto me daba igual. Me abrió la puerta, entré, y me cogí también un ipad...»

La versión ofrecida por el club, que en aquel entonces dirigía Josu Urrutia, dista de lo contado ahora por el jugador. En el comunicado difundido por Ibaigane se informaba de que «un individuo saltó la valla exterior» de la ciudad deportiva de Lezama sobre las 00:15 horas, por lo que fue reducido por el empleado de la empresa de seguridad que vigila las instalaciones. «El chico, como era nuevo, reportó que había accedido a las instalaciones. Como había gente que le interesaba que yo quedase mal, montaron un ciposte...», explica el futbolista.

Al día siguiente, ya en Múnich, Javi Martínez no daba crédito a lo que se decía en España. «Me manda un mensaje un periodista. 'No sabes la que se está montando'. Yo estaba con mi hermano y nos empezamos a reír. Dijeron que estaba borracho, que me había peleado con el de seguridad... Y ya está, eso fue todo. Fui a Lezama, primero quería despedirme de mis compañeros, pero sobre todo, para recoger la foto de Cristian. ¡a que no es para tanto!».

«En el Athletic podía haber cobrado más que en Catar»

Las constantes referencias al Athletic fueron constantes durante su directo. Al ser preguntado por qué escogió el dinero de Catar en vez de al Athletic, Javi Martínez se mostró tajante: «En el Athletic podía haber cobrado más que en Catar». Eso sí, no olvida su paso por La Catedral: «extraño mucho jugar en San Mamés -el viejo-. Es lo mejor que le puede pasar a un futbolista».

Raúl García y la Supercopa

Javi Martínez aprovechó la charla para apoyar las palabras de Raúl García sobre jugar la Supercopa en Arabia. «Es como si en la final de la Europa League que jugamos, en vez de ir a Bucarest tendríamos que haber ido a Pekín. La mitad de la gente no hubiese podido ir. (...). Aquí prima el dinero y encima con el tema del covid, está todo el fútbol tieso. Lo dijo Florentino y tiene razón».

Porra para la Supercopa

El exrojiblanco tiene claro por quién apuesta para la Supercopa: «Ojalá pueda ganar el Athletic». Y no descarta ir a ver el partido: «Es en Arabia Saudí, que pilla cerquita, y me encantaría ir pero no sé si podré por el covid».

Sancet

«Es una máquina. Hace años me dijeron que iba a ser una bomba. También me dijeron que estaba un poco loco pero que era muy joven -se ríe-».

Simón, «porterazo»

Javi Martínez tuvo tiempo para deshacerse en elogios hacia Unai Simón y los entrenadores de porteros de Lezama: «Unai Simón es un porterazo de locos. No sé lo que hacen en Lezama que sacan unos porteros de locos. Un portero lo que necesita es confianza, minutos, y eso en el Athletic se lo dan desde el minuto uno».

Muniain

«Muniain estuvo viviendo en mi casa un año. Él estaba en la residencia y entrenaba con nosotros, así que tenía que estar muy pronto y se vino a mi casa. Es mi hermanito pequeño».

Marcelino

«Marcelino me gusta mucho. Exige mogollón. Raúl García me lo dijo. Para mí el Athletic merece mucho más pero les falta gol y eso penaliza».

Bielsa

«Bielsa era un personaje. Venía con el gorro mal puesto, la chaqueta del revés. Uno de sus ayudantes me contó que un día estaba durmiendo y un día le llamó Bielsa -pone acento argentino-: '¡Mira Pablo! Tuve un sueño de que había una jugada en un partido que podíamos entrenarla'. Y se pusieron a las 3 de la mañana a planificar el entrenamiento del día siguiente. Una locura».

Iraola

«Iraola está haciendo unas cosas de locos. Me encanta cómo juega el Rayo. Ya en el Mirandés hizo unas cosas de locos».

Aduriz y Llorente

«Imagínate con Adu y Llorente este Athletic... Es que estaría en Champions seguro».

Amorebieta

«¿Cuántas tibias rompió Amorebieta? Ja Ja... ¿Os acordáis de la entrada a Messi...?».

Final de la Europa League

A la respuesta de una usuario que decía no haber superado la derrota de 2012 en Bucarest contra el Atlético, Javi respondió que él tampoco. «Fue un año muy duro. El día más difícil que haya pasado como futbolista, a parte de la lesión».

Elizegi

«No le conozco personalmente. No puedo valorarle pero sí es verdad que no está haciendo mal las cosas. Deportivamente me gusta mucho como juega el Athletic, lo único que le falta es meterla. Estaría luchando por Champions. Tiene una defensa con Iñigo, Yeray...»

¿Titular en el Athletic?

«No sé si estoy para jugar de titular en el Athletic. Físicamente aquí estoy muy bien. En el Bayern perdí la confianza en mí mismo. Siempre he sido importante y perder protagonismo es algo que no pude asimilar. Perdí la confianza».

Astrabudua, Getxo, Arrigorriaga...

«Vacaciones en Astrabudua. Como decía un fisio que tenía... 'Arrigorriaga, mejor pueblo vizcaíno no costero más bonito'. (...) A Basauri iba mucho porque mi hermano jugó en el Baskonia (...). Getxo es brutal, mola mucho. Vivía en el molino de Aixerrrota, arriba de la playa de Arrigunaga. Todavía tengo la casa allí. Cuando había tormenta parecía que se acababa el mundo».

Las redes sociales

«El discurso de Rubén García es para analizarlo. Hay muchos 'incluencers' que están con depresión, otros se han suicidado...». El jugador del Osasuna llegó a decir que muchos «bajo el anonimato buscan generar dolor».