«Si no lo intentas, nunca lo vas a saber», reza uno de los tatuajes de Iñigo. / jordi alemany

«De joven compaginé el fútbol con la descarga de pescado»

Relata cómo le costó explotar como jugador y cómo no percibió su primer sueldo del fútbol hasta los 18 años

Robert Basic
ROBERT BASIC

Iñigo Martínez cobró su primer sueldo de futbolista a los 18 años. «Me llegó tarde», explica. Para pagarse los gastos de autopista y de gasolina que le generaban los desplazamientos a San Sebastián trabajó junto a su padre en el puerto de Ondarroa, descargando pescado. Lo cuenta con orgullo y satisfacción de ver recompensado todo aquel es

logo-correo-on2.svg
Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ahora puedes acceder a todo el contenido por solo 3€ el primer mes