Los expresidentes del Athletic llaman a la unidad

Los expresidentes del Athletic llaman a la unidad
I. Perez

Consideran que el presidente que salga elegido esta noche debe recibir el apoyo de todos para salir de la situación actual

JUAN PABLO MARTÍN

Ellos pasaron por la misma situación en la que hoy se encuentran Alberto Uribe-Echevarría y Aitor Elizegi en el palacio de Ibaigane. Fernando Lamikiz y José Julián Lertxundi han sido los dos primeros expresidentes rojiblancos que se han acercado a la sede rojiblanca para depositar su voto. A primera hora de la tarde han llegado Ignacio Ugartetxe, que tiene un par de semanas de vacaciones ante de su regreso a Canadá, José María Arrate y Ana Urquijo. Todos han llamado a apoyar al nuevo máximo mandatario que salga elegido esta noche para que el equipo salga de la situación actual lo antes posible.

Lertxundi ha estimado que la fecha de los comicios no era la más adecuada. «Nunca he votado con prenda de abrigo y bufanda, sino en manga corta. Estas elecciones en sí mismas han sido inoportunas, insólitas. Han tenido una dificultad añadida por la época en la que estamos; en plena temporada sin terminar la primera vuelta y con una situación complicada. Esto ha minimizado la campaña, prácticamente la ha destruido. No ha habido los debates habituales».

Considera que la suerte está echada, pero no sabe en qué dirección. Lo que sí tiene claro es que «el Athletic tiene necesidad de un gran presidente y de un grandísimo perdedor, porque éste puede prestar un apoyo indispensable en este momento para un club en el que estamos pasando por momentos deportivos muy complicados. De aquí tiene que salir una unidad auténtica. Un Aúpa Athletic de verdad con el que gane».

Un ambiente «fenomenal»

Fernando Lamikiz tampoco tiene dudas de que los comicios tenían que haberse celebrado en otras fechas, «pero ha salido un buen día, estamos en Navidad y la gente se tiene que animar a votar». Por lo que ha podido constatar en el entorno en el que se mueve «el resultado que va a estar muy igualado. Los dos lo pueden hacer muy bien y lo que toca ahora es apoyar».

Desde su punto de vista, el aficionado tiene que ser consciente «de que el Athletic tiene una situación complicada por todo lo que se ha producido en el fútbol en los últimos años con el tema de las televisiones. Nosotros no es que hagamos las cosas mal, es que los demás tienen unos recursos que antes no tenían, lo que nos tiene que hacer ser más fuertes y que todo el mundo haga un esfuerzo para animar al equipo».

Considera que al nuevo presidente hay que darle tiempo. «Un periodo de seis u ocho meses para que se empiece a ver cómo pone en marcha su programa». Respecto a la campaña estima que ha sido de «nivel bajo. No ha habido enfrentamientos más allá de los de defender sus posiciones y creo que el que no gane tenderá la mano al vencedor. No creo que haya fractura».

José María Arrate es de la misma opinión. «Ha sido una campaña bastante sosegada. Hemos vivido otras más convulsas». Pero le parece «normal» la fecha elegida para las elecciones. «Es una época de vacaciones y la afluencia puede ser importante. El ambiente es fenomenal». Respecto a las propuestas de los candidatos prefiere abstenerse a valorarlas. «Habrá cosas que bajo mi punto de vista habrá acertado uno y el otro no, pero no lo voy a decir. Aunque la gente es bastante inteligente y suele tener buen olfato, por lo que saben lo que puedo opinar, pero no creo que sea ético hacerlo hoy».

Coincide con el resto de expresidentes en que a partir de esta noche «es muy importante el apoyo porque el equipo está en una situación complicada. Los momentos que está viviendo el fútbol cada vez son más complejos. Hoy en día es mucho más difícil gestionar a cuando yo era presidente, y hace falta una cierta suerte y seguridad para manejar la nave».

«Todos somos el Athletic»

Ignacio Ugartetxe estaba «encantado» de ejercer el derecho al voto. A pesar de la lejanía «no me pierdo casi ningún partido. Es una religión. Me he hecho casi peñista por la distancia». Ha seguido la campaña y le ha parecido «un poco plana. Las fechas no han acompañado en absoluto. No he visto encuestas, ni confrontación de ideas entre los candidatos. Quizá se ha quedado un poco corta, pero es muy bueno que haya elecciones y que se produzca debate».

Admite que ambos candidatos aportarán «trabajo, ilusión y sentimiento», sin ninguna duda. «Uno conoce bien la casa y el otro viene con una ilusión muy renovadora. Ahí están las opciones». Pero defiende que mañana salga el que salga elegido «va a ser el presidente de todos. Y entre todos tenemos que apoyar y empujar para salir de esta situación difícil».

Tras depositar su voto, Ana Urquijo estaba con «una satisfacción enorme » por ver la enorme cola que daba la vuelta a la manzana. «El miedo que podíamos tener era que en unas fechas como estas la gente no se animara a votar. Y es muy importante porque el candidato que salga elegido será conveniente que esté refrendado por una mayoría para tener un candidato fuerte gobernando el club».

Respecto a la campaña estima que «quizá en determinadas cosas no ha cubierto las expectativas que teníamos. El adelanto electoral ha pillado a los candidatos un poco a contrapié. Y los mensajes tienen que ser pocos y muy claros». A pesar de todo, anima a los socios a que vayan a votar y decidir quién quiere sea su presidente. Eso sí, tiene muy claro que mañana todos «somos el Athletic». «Este club no se puede permitir quiebras y enfrentamientos. Las personas pasamos y la institución permanece, por lo que todos estaremos con el presidente que salga. Hay que estar todos juntos para ir a San Mamés, apoyar, y que el Athletic gane».