Largas colas para acceder a San Mamés en su primer día con público