Iñigo Lekue enciende las alarmas al retirarse lesionado

Lekue se lamenta en el banquillo./Jordi Alemany
Lekue se lamenta en el banquillo. / Jordi Alemany

El lateral se hizo daño en la última jugada del entrenamiento y sufre una dolencia en el «recto femoral de su pierna derecha», pero este miércoles se le hará una resonancia

Robert Basic
ROBERT BASIC

Iñigo Lekue ha protagonizado este martes el gran susto de la jornada en Lezama, que será esclarecido este miércoles por los servicios médicos del Athletic una vez que tengan los resultados de la resonancia magnética a la que se someterá el futbolista. El lateral se hizo daño en la última jugada del entrenamiento matinal y enseguida abandonó el terreno de juego acompañado por el doctor Paco Angulo. Justo cuando terminaba el habitual partidillo, con media plantilla haciendo estiramientos, el defensa quiso poner un centro y sintió que algo iba mal. Se quedó tumbado en el suelo. No recibió ningún golpe ni una entrada dura, simplemente permaneció tendido en la hierba del campo número uno. El Athletic emitió por la tarde un parte médico en el que informaba de que el jugador sufre una «lesión muscular en el recto femoral de su pierna derecha», aunque las pruebas complementarias determinarán el alcance exacto de la dolencia.

Tras permanecer unos minutos en el suelo, Lekue se sentó en uno de los banquillos de Lezama. Cubrió su rostro con una toalla y luego con las manos. Los gestos eran serios y de dolor, más bien de temor por lo que podría pasar, pero todavía habrá que esperar la evaluación definitiva y conocer los resultados de la resonancia. Unos minutos después, el bilbaíno abandonó el terreno de juego en compañía de Angulo para ser reconocido con más detenimiento en el interior de las instalaciones rojiblancas. Sus compañeros no paraban de interesarse por él y estaban pendientes de conocer la gravedad del percance, al igual que Gaizka Garitano, quien no pudo contar con el lateral el año pasado hasta la recta final de la temporada. Conviene recordar que el defensa tuvo que ser intervenido de una fractura en el tobillo y luego también de la espalda, dos operaciones que le impidieron entrenarse con regularidad y contar con minutos.

Lekue se hizo daño en el tobillo en agosto de 2018 y tuvo que pasar por el quirófano. Se le fijó mediante «osteosíntesis -intervención quirúrgica consistente en la unión de fragmentos de un hueso roto mediante elementos metálicos- la fractura de maléolo peroneal». Iba a estar unos tres meses de baja, pero luego regresó a las manos de los médicos para ser operado de una «discopatía» lumbar que prolongó su baja.

Al final reapareció ante el Atlético en marzo, después de más de medio año de ausencia. Este martes se asustó porque los peores pensamientos le vinieron a la cabeza, pero hoy se conocerá con exactitud el alcance de su lesión.