«Ésta es la línea a seguir»

Los jugadores del Athletic celebran el gol que marcó Iker Muniain al Real Madrid. / LUIS ÁNGEL GÓMEZ

La plantilla del Athletic se felicita por el gran nivel que ofreció ante el Madrid y se marca como objetivo jugar con la misma intensidad el resto de la temporada

Javier Ortiz de Lazcano
JAVIER ORTIZ DE LAZCANO

Lejos de dejarse intimidar por el poderío del club que ha ganado las tres últimas Ligas de Campeones, el Athletic firmó ante el Real Madrid un partido soberbio. El vestuario lo presenta como una declaración de intenciones. Sin titubear en ningún momento, el equipo de Eduardo Berizzo electrizó a unas gradas que disfrutaron como hace tiempo no lo hacían. No podían haber elegido un día mejor los rojiblancos para mostrar cuál es el que ellos mismos denominan como el camino a seguir.

La capacidad rojiblanca para intimidar al Real Madrid hizo que Óscar de Marcos recordara su infancia. Su padre, que fue presidente de la peña rojiblanca de Laguardia, le llevaba «al bar a seguir el partido y veíamos lo que vimos en esta ocasión, un ambiente espectacular y un partido que a todo el mundo le gusta ver. Y lo he vivido desde dentro del campo. El fútbol es para disfrutar de estos encuentros».

Berizzo se marcó como objetivo en su presentación construir un «equipo que emocione y practique fútbol de ataque». Ninguna de esas cualidades se apreciaron ante el Leganés y el Huesca, dos equipos modestos que pusieron en serias dificultades a los rojiblancos en San Mamés. El partido ante el Real Madrid fue otra cosa.

El Athletic apretó muy arriba a los de Julen Lopetegui, que se vieron acorralados en muchos momentos del encuentro por un equipo rojiblanco muy valeroso. «Ha sido un partido completo, fuerte y bueno. Ésta es la linea a seguir», sentenció Iñigo Martínez tras jugar su primer duelo de la campaña con los rojiblancos.

Los números

Goles
Muniain, dos anotados, ante Leganés y Real Madrid. Le siguen con uno Susaeta, Nolaskoain y Berchiche.
Asistencias de gol
Williams, dos, ambas ante el Huesca.
Tarjetas amarillas
Dos para Yeray, Dani García y Berchiche.
Faltas cometidas
Yeray, diez. Le sigue Raúl García con siete.
Faltas recibidas
Muniain, ocho. Le sigue Raúl García con 7.
Balones recuperados
25 Unai Simón y 24 Dani García.
Balones perdidos
40 Yuri Berchiche y 39 Raúl García.

De Marcos pide que la furia por presionar al rival se mantenga como seña de identidad. «Esta temporada, sin competición entre semana, no podemos excusarnos, y este ritmo tiene que ser una constante». San Mamés lo agradecerá. Despidió a los suyos como héroes pese a que no se llevaron los tres puntos.

La propuesta del entrenador es llevar la presión muy cerca del área rival, en donde los contendientes son más vulnerables si pierden la pelota. El problema de esta propuesta es el riesgo. Si las primeras líneas rojiblancas son sobrepasadas, hay dificultades para reorganizarse en defensa. El proyecto gusta a los jugadores, aunque saben que no en sencillo de aplicar. «Te tienes que hacer a esta manera de jugar que nos pide el míster. Tienes que estar atento los 90 minutos porque si te despistas lo pasas mal», avisa Iñigo Martínez.

MÁS INFORMACIÓN

El equipo parece haber interiorizado las ideas de Berizzo. El argentino se propone acabar con la confusión que rodeó al juego la pasada campaña y estimular un fútbol de máxima intensidad y protagonismo de los suyos. Uno de los puntos en los que más interés ha puesto es que las ofensivas deben ser constantes y muy rápidas.

De Marcos abordó este asunto cuando resumió el juego de su equipo ante el Madrid. «Hemos sabido defender. Con tres o cuatro toques nos plantábamos en su campo. Hemos competido en todo al Madrid y eso es muy importante», se felicitó el alavés.

El vestuario cree que la mejor versión del equipo rojiblanco se vio gracias al intenso trabajo de Lezama. «Entrenamos para intentar que se vea en el campo lo que hacemos. El Madrid era una buena prueba. Hay veces que no sale, pero ante los blancos se pudo apreciar», añadió De Marcos. El lateral se felicitó porque el plan diseñado fue un éxito. «Se vio el trabajo ofensivo, con llegadas a su área en pocos toques y duelos individuales con marcajes al hombre», indicó. «Eso requiere una labor que se vio ante el Madrid y que es de valorar».

El Athletic nunca dudó, un motivo de satisfacción para sus jugadores. «Estuvimos fuertes, sabiendo lo que había que hacer en cada momento y aguantando el chaparrón en la segunda parte», se alegró Iñigo Martínez. Y avisa: «La afición y nosotros estamos muy ilusionados esta temporada». El vestuario cree haber encontrado el camino al éxito.

 

Fotos

Vídeos