Un Madrid exhausto y con tocados espera al Athletic

El conjunto de Ancelotti, preocupado por el estado de Modric, Vinicius y Benzema de cara al duelo trascendental con los rojiblancos

Óscar Bellot
ÓSCAR BELLOT Madrid

El Real Madrid vela armas a la espera de enfrentarse al Athletic en la final de la Supercopa. Y lo hace con entusiasmo por haber apartado del camino al Real Madrid y preocupado por el estado de algunos de sus mejores jugadores. Modric, Vinicius y Benzema quitan el sueño a Anceloti. El volante croata salió exhausto del clásico, pero su concurso en la final se antoja fundamental, puesto que el rendimiento del bloque baja muchos enteros sin la brújula del balcánico. El extremo brasileño se retiró en la segunda parte de la prórroga con pequeñas molestias musculares de las que no han trascendido detalles. En cualquier caso, su presencia el domingo no parece correr peligro, como tampoco la de Benzema, tocado en el hombro. «Solo es un golpe», tranquilizó el lionés, elegido MVP de la primera semifinal de la Supercopa de España. El técnico italiano confía en recuperar a Alaba, cuya ausencia por molestias musculares frente al Barça restó al Real Madrid músculo defensivo y, sobre todo, mermó su capacidad para salir jugando desde atrás, una de las principales virtudes del multiusos austríaco. El ex del Bayern, que solo se había perdido dos choques este curso -ante el Celta en el Santiago Bernabéu también por problemas musculares y frente al Athletic en San Mamés por covid- forma una dupla muy solvente con Militao, que se resintió de su baja contra el Barça.

La actuación de Modric, Vinicius y Benzema se antoja fundamental en un bloque que depende en exceso de ellos. También hay otros futbolistas que aumentan día a día su protagonismo en el equipo blanco. En la semifinal contra el Barça fue Fede Valverde quein encontró un territorio fértil para sus intereses. Protagonista hace dos años de la final de la Supercopa de España, al ser expulsado por derribar a Morata cuando iba solo hacia la portería - el Madrid se llevó al final el título- volvió a ser determinante, resolviendo en la prórroga frente al Barça un clásico extraordinario. El gol del 'Pajarito' le sirve para remontar el vuelo en un curso complicado.

El charrúa inició la temporada siendo un fijo en las alineaciones de Carlo Ancelotti, que regresó al Madrid con el objetivo de elevar el potencial físico de una sala de máquinas entrada en años. Liverpool, Bayern y Chelsea venían de tiranizar la Champions con un ritmo trepidante y el deseo de Carletto era que los blancos se adaptasen a los nuevos tiempos.