Kortazar, en el partido ante el Tuledano. / EC

La maldición en forma de lesiones de los laterales zurdos del Bilbao Athletic

Kortazar se lesionaba el domingo ante el Tudelano, Oier López lleva semanas en talleres y Chasco también cayó durante su debut con el filial ante el Zamora

JAVIER BELTRÁN

Mikel Kortazar completó los 90 minutos de la victoria ante el Tudelano como un titán, a pesar de que en una disputa tuvo que ser atendido con fuertes dolores de espalda y jugó el tramo final con una dolencia indeterminada a cuestas. La victoria no se escapaba. Las pruebas a las que se ha sometido el lateral izquierdo del Bilbao Athletic han decretado que tiene fracturadas tres vértebras, lo que puede derivar en una recuperación hasta que suelden y vuelva a vestirse de corto de unas seis semanas. Requiere reposo y mucho mimo para acortar los plazos.

Una faena para Patxi Salinas, que pierde a su lateral izquierdo titular, como había ya sufrido la baja de su sustituto natural, Oier López, hace varias semanas. incluso Raúl Chasco se lesionaba en su debut con el filial ante el Zamora tras promocionarlo desde el carril izquierdo del Basconia, aunque ya está recuperado para poder apuntalar la zona en la Primera RFEF.

Parece que una maldición se ha cebado esta temporada de manera virulenta con los laterales izquierdos del Bilbao Athletic justo en el momento de la verdad, cuando se necesita a todos sus efectivos para cimentar la permanencia. «Me rompí tres vértebras el domingo, por suerte el partido salió de madre y los tres puntos se quedaron en casa. Estoy muy emocionado por el equipo», señalaba el lateral de Ondarroa tras recibir la esquiva noticia de una lesión que le orilla de las alineaciones para las próximas semanas.

Patxi Salinas tiene, no obstante, dos semanas para preparar con tiento la complicada visita a las instalaciones de Lezama del Deportivo. Este fin de semana descansa porque el Extremadura ha desaparecido del mapa por impagos y los tres puntos (36 totales para el filial) ya los tiene garantizados por la Federación. Una de las misiones del técnico de San Adrián versará en decidir quién ocupará esa demarcación de 3. Kepa Uriarte, aunque centrocampista, se suele entrenar de lateral izquierdo y ha disputado algunos minutos escorado a ese perfil en un par de partidos anteriores. Chasco puede subir y se supone que Oier López podría ya volver en breve, aunque necesitará rodaje.

Beñat Prados, que sufrió un pinchazo muscular ante el Talavera, será el elegido ante el equipo gallego para pilotar la sala de máquinas, mientras que el extremo Malcom Ares, que reapareció ante el Tudelano dosificando la última media hora después de casi un mes lastrado por un edema, se habrá fogueado con más sesiones de entrenamiento. También Julen Agirrezabala regresará al arco rojiblanco después de purgar una lesión en el hombro. Por su parte, el delantero Andoni Tascón será operado de la lesión de ligamento cruzado que se produjo el miércoles pasado en un entrenamiento a puerta cerrada con el primer equipo de Marcelino García Toral, aunque no entraba en los planes de Salinas.