El «malentendido» acaba con Kepa en el banquillo

Kepa, en el banquillo en el partido contra el Tottenham. /Reuters
Kepa, en el banquillo en el partido contra el Tottenham. / Reuters

El técnico del Chelsea, Maurizio Sarri, relega a la suplencia a su portero titular ante el Tottenham tres días después del escándalo de Wembley

Robert Basic
ROBERT BASICBilbao

Tres días después de la negativa de Kepa Arrizabalaga de abandonar el terreno de juego para ser sustituido en la final de la Carabao Cup (Copa de la Liga), que ganó el Manchester City en la tanda de penaltis en Wembley, el entrenador del Chelsea, Maurizio Sarri, decidió dejar anoche al portero en el banquillo y dar la titularidad a Willy Caballero. «Quiero enviar un mensaje a mi grupo», había dicho el técnico en la previa del partido de ayer. Los 'blues' se enfrentaron al Tottenham y el guardameta vizcaíno vio el choque como suplente, algo a lo que no está en absoluto acostumbrado. Sus aspavientos y la determinación de permanecer en el campo a pesar de la insistencia del técnico italiano y de sus ayudantes a que deje el sitio a su compañero, desconcertado en la banda y que finalmente se quedó sin entrar, dieron la vuelta al mundo y colocaron en el ojo del huracán al de Ondarroa. Ambos, él y su preparador, calificaron después lo ocurrido como un «malentendido» y trataron de restar importancia a un claro acto de rebeldía, mientras que el club estudiaba qué medidas disciplinarias tomar y cómo castigar la rebelión y el desprecio de Kepa.

El portero emitió un comunicado en el que explicaba que todo se debió a una confusión -aludía que Sarri pensaba que estaba lesionado cuando en realidad podía seguir- y pidió perdón por sus actos. El italiano, por su parte, trató de relativizar el desplante de Kepa, aunque afirmó que su comportamiento fue «incorrecto». Poco después, el club de Stamford Bridge, escenario del encuentro de anoche, decidió multar al guardameta con unos 220.000 euros -una semana de sueldo- y anunció que destinaría el dinero a su fundación. Resuelto el tema administrativo, quedaba por saber qué ocurriría en el choque liguero frente al Tottenham. ¿Sarri pasaría página o sentaría en el banquillo al cancerbero más caro del mundo? Pues el técnico decidió castigarle con la suplencia y conceder la titularidad a Caballero, quien formó en el once 'blue' en el derbi londinense.

El Chelsea llegó al Stamford Bridge más o menos hora y media antes del comienzo del duelo y en el autobús estaba Kepa. Era el blanco de todas las miradas y sobre todo planeaba en el ambiente la duda de lo que iba a hacer Sarri. A las ocho de la tarde se despejó la incógnita y se dio a conocer la alineación oficial: en ella no figuraba el nombre del portero vizcaíno. Caballero era el hombre elegido para ponerse entre los tres palos con una defensa compuesta por Azpilicueta, Rudiger, David Luiz y Alonso, mientras que en la medular formaron Kanté, Jorginho y Kovacic. En cuanto al frente del ataque, por la derecha se ubicó Pedro, por la izquierda Hazard y en punta percutía Higuaín. En frente estaba un Tottenham que apostó por Harry Kane y Son arriba, en los metros de la verdad. Fernando Llorente, quien defendió la «personalidad» de su amigo y excompañero en el Athletic, se quedó en el banquillo.

También jugó Llorente

El partido deparó un resultado cómodo para los locales, que se impusieron en el derbi de la capital por dos a cero. Marcaron el canario Pedro, en el minuto 57 y Trippier en propia puerta a seis minutos de la conclusión. Un tanto este último en el que el defensa no se entendió con su portero en una cesión atrás. Fernando Llorente jugó en la segunda parte al lado de Harry Kane, pero apenas pudo hacer nada por enderezar el encuentro.

Con este resultado, el Chelsea de Maurizio Sarri se coloca quinto a dos puntos del Manchester United, pero con un partido menos. El Tottenham, que ocupa la tercera posición queda ya a nueve puntos del líder y parece decir adiós a la Liga. Se queda con 60 puntos antes de recibir en Wembley al Arsenal.