San Mamés también aplaudió a Zidane, Xavi, Mendieta, Villa, Juanito...

Villa marcó tres tantos a Lafuente en San Mamés en 2006./
Villa marcó tres tantos a Lafuente en San Mamés en 2006.

Antes de que el Villamarín ovacionase a Messi el domingo, La Catedral supo reconocer la brillantez de otros grandes

Robert Basic
ROBERT BASIC

El Benito Villamarín se puso de pie el domingo y aplaudió a Leo Messi. Una marea verdiblanca reconoció así las genialidades del extraterrestre argentino, quien firmó un 'hat trick' y dos de sus goles fueron auténticas obras de arte. El primero, un libre directo a la escuadra; el último, una vaselina que dejó boquiabiertos a los propios jugadores del Betis y a su portero Pau López. Aquella exhibición de fútbol y magia -una más- dejó sin respuesta a la caliente hinchada bética, que ante la semejante demostración de superioridad ovacionó a 'La Pulga'. Un bello gesto de la grada, que se había vivido mucho antes y bastantes veces en San Mamés. El templo rojiblanco supo distinguir la brillantes de gente como Laudrup, Zidane, Xavi, Giggs, Villa, Mendieta, Gordillo, Juanito... Todos ellos, y muchos más, salieron felicitados de un estadio que sabe estar.

Una de las últimas muestras corales de reconocimiento al talento rival tuvo lugar en la temporada 2014-2015 con Xavi Hernández como protagonista. El genial centrocampista blaugrana salió ovacionado en el minuto 73 en un partido que el Barça terminaría ganando por 2-5. El catalán no hizo goles, pero dio tal lección de fútbol que San Mamés rompió a aplaudir cuando fue sustituido por Rafinha. Y no era la primera vez que la hinchada rojiblanca le despedía de esta manera. Desde que dio la vuelta a Mestalla con una bandera del Athletic tras la final de la Copa ganada por los culés (4-1) se ganó el corazón y el respeto de La Catedral. «Allí siempre me han tratado bien. No es la primera vez que me llevo una ovación y se me puso la piel de gallina. Estoy muy agradecido a la gente», dijo una de las veces el de Tarrasa.

Exhibición de Laudrup

Otra de las ovaciones muy sonadas fue la que San Mamés regaló a Michael Laudrup, cuando vestía la camiseta del Real Madrid. El 24 de enero de 1996, el danés brilló y además firmó un doblete en aquel 0-5. El campo se puso de pie y aplaudió. También lo hizo con Giggs en la eliminatoria contra el Manchester United en 2012, Zidane, Mendieta, cuando militaba en el Valencia, Villa y hasta con Gordillo y Juanito. Y cuando Ziganda regresó con Osasuna recibió el cariño de La Catedral. El navarro reconoció después que no le «respondían las piernas» por la emoción.